Nandor Fa

Peras y manzanas
Emails de los barcos ENE. 12, 2015 22:55

Peras y manzanas

Nandor Fa (Spirit of Hungary):

Hicimos el cambio de turno a las 2 de la mañana. Ambos estábamos bastante cansados, ya que hemos estado conduciendo el barco nosotros mismos por turnos. De este modo podemos mantener mejor la velocidad, con velas bastante grandes. Nuestra velocidad es constantemente de entre 14 y 20 nudos, pero todavía nuestra velocidad media medida por el tracker es de 13,7.

Así que en el momento que íbamos a hacer el cambio de guardia, los dos dijimos “tenemos que trasluchar” al mismo tiempo. Enrollar el A3, cambiar la mayor de lado con el mayor cuidado posible, y después sacar de nuevo el A3 en la otra amura. Cuesta 15 minutos de concentración total y trabajo. Siempre es una gran emoción después cuando el barco porta en el nuevo rumbo. El próximo objetivo es el ecuador, esperamos que de una trasluchada.

Leer más »
“Santa Elena siempre pide peaje”
Emails de los barcos ENE. 19, 2015 18:07

“Santa Elena siempre pide peaje”

Nandor Fa (Spirit of Hungary):

“Tras cruzar el ecuador, me bajé las previsiones meteorologías de más días, y parece que la situación es muy interesante para los próximos 3-4 días. Los líderes (incluyendo el GAES Centros Auditivos) tienen una franja de viento que les puede llevar al Sudeste. El resto estamos un poco atascados. El Renault Captur está intentando encontrar su escapada al Este, y tiene un alto porcentaje de posibilidades de pararse también. El anticiclón de Santa Elena pide su peaje a todos los que pasan por allí, aunque parezca que no. Los otros dos barcos están navegando hacia el Sur-Suroeste. 

Leer más »
Carretera de peaje
Emails de los barcos ENE. 26, 2015 14:56

Carretera de peaje

Nandor Fa (Spirit of Hungary):

Hoy fue un día más agradable: el tiempo era perfecto y hemos avanzado como se supone que un barco de regatas debe avanzar, con velocidades entre 14 y 19 nudos hasta el amanecer, cuando nos encontramos enfrente de otro frente. Estábamos avanzando realmente bien pero al final era demasiado para el barco y también para Conrad, que estaba dentro. Asomó su soñolienta cabeza: “¿Ponemos rizos?”

Leer más »