Una situación difícil

Conrad Colman (Spirit of Hungary):

Posición: debajo de Tasmania

Una situación un poco difícil pero todavía yendo rápido

¡400 millas en 24 horas y sin energía para levantar los brazos para celebrarlo! Hemos tenido condiciones ideales estos días para hacer muchas millas, y hemos establecido otro récord de velocidad para el barco.

Emails de los barcos FEB. 21, 2015 16:40

Durante la pasada noche estuvimos surfeando a grandes velocidades con velas pequeñas y haciendo un ruido aterrador mientras tanto. Los golpes y crujidos de las colisiones con olas son nuestro día a día pero con vientos más fuertes la jarcia canta una canción estridente y chilla en un tono diferente a cada racha y aceleración. Intentad imaginar un accidente de coche constante, bajo una cascada, con una orquesta tocando "El vuelo del moscardón" en repetición ¡y estaríais a mitad de camino de entender cómo ha sido mi día!

En un momento de calma de buena mañana icé la mayor al primer rizo en condiciones más suaves y fui recompensado con unas pocas horas de navegación fácil en condiciones moderadas. Sin embargo, el viento creció hasta los 30 nudos de nuevo y decidí reducir la vela otra vez al segundo rizo, ¡sólo que la mayor no bajaba! Tras vasios intentos llamé a Nandor e intentamos varias soluciones sin éxito. Con el viento aullando a unos 40 nudos, la vela atascada estaba poniéndonos en una situación bastante peligrosa, dado que una depresión del Gran Sur nos está persiguiendo con una previsión de más de 50 nudos. Con esto en mente, subí al mástil de nuevo, con las rachas más fuerte en realidad haciendo mi vida más fácil al escorar el barco de modo que prácticamente podía capinar por el palo. Descubrí que el mecanismo de bloqueo que asegura la mayor se había rroto y atascado, rehusando deslizarse ni hacia arriba ni hacia abajo por el carril. Corté las ataduras y y pudimos bajar la mayor hasta el segundo rizo, pero todavía tenemos el carro de bloqueo atascado en lo alto del palo.

Tendremos que volver a subir mañana con condiciones más suaves con herramientas para intentar desmontar las piezas rotas para ver qué funcionalidad podemos recuperar. Puede que nos tengamos que desviar hacia Nueva Zelanda como los otros barcos a por repuestos pero si podemos liberar el carro tenemos un plan para seguir adelante usando otro modo de izar la mayor. Esto es ciertamente otro golpe a nuestras posibilidades y es bastante agotador física y emocionalmente pelear día a día simplemente para seguir en el mar, por no hablar de pensar en la regata y los matices de la estrategia y el rendimiento. Tras unas pocas horas de sueño en un saco de dormir todavía seco, las cosas empiezan a ir mejor y todavía estamos preparados para luchar para sobrevivir, pero será un reto enormemente difícil. Acabamos de pasar la mitad de la regata, ¡pero no sé si debería saludar esa noticia con una sonrisa o una mueca! ¡El tiempo lo dirá! Yo sigo sonriendo, lo cual es buena señal.