Un spa de agua salada

Anna Corbella (GAES Centros Auditivos):

Estos días el GAES Centros Auditivos se ha tropezado con una depresión que parecía no ser gran cosa y que al final ha sido un festival de viento y olas de lo más caótico. Y seguidamente se ha visto engullido por una alta presión. 

Emails de los barcos MAR. 9, 2015 16:04

Pero como siempre, nos gusta quedarnos con la parte positiva de las cosas: hemos aprovechado el sol y el calor que nos ha traído esta alta presión para… ¡Volver a ducharnos! No penséis en una ducha como las de tierra (¡cómo las echamos de menos!) sino más bien en un simple cubo de agua salada que nos ha sentado como una sesión de spa.

El agua está a 24 grados –y subiendo- así que ahora podremos ducharnos cada día… ¡no sabéis cómo lo valoramos después de tantos días sin poder hacerlo! Volvemos a pasar horas en la bañera llevando la caña sin pasar frío y también volvemos a ver algún mercante (desde Cabo Verde que no nos cruzábamos con nadie).

El único inconveniente es que los días ahora son muy monótonos. El tiempo transcurre lento y las ganas de llegar a casa son más grandes a cada minuto que pasa. ¡Es el momento de armarse de paciencia!

Pero pese a todo seguimos con la vista fija en el Neutrogena, intentando recortarles millas a medida que pasan los días. No será fácil ya que enfrente tenemos a Guillermo Altadill y José Muñoz, dos buenos navegantes, a bordo de un barco más rápido… Pero, ¿quién dijo miedo? 

Saludos desde el GAES Centros Auditivos