Un poco de historia con viento de regalo

Nandor Fa y Conrad Colman comparten sus vivencias a bordo del Spirit of Hungary en sendos emails.

Emails de los barcos FEB. 10, 2015 13:53

Nandor Fa:

Tuvimos un día muy útil, y ¿por qué no decirlo?, bonito también. Casi llegamos a ver el sol, pero no salió del todo. Hemos dejado de ceñir durante casi un día y nuestro ánimo ya ha cambiado. ¡Vi a Conrad sonreír! Y estaba contento con la elección de vela también, aunque la carta de velas recomendaba otra diferente.

Cada elemento de la micro-electrónica a bordo está muerto. Sólo las cosas más sencillas para trabajar, como el USB. Los sensores más refinados fueron asesinados por el vapor salado – como mi reproductor de MP3 y el cargador del iPad. Ahora sólo me queda la imaginación para entretenerme, y funciona bien, está cargada.

Estamos navegando con viento 'de regalo'. Para esta zona, la predicción daba 10-12 nudos de viento de 315-320º, lo cual es perfecto, pero desde aquí... no podemos ir rápido, ni siquiera con las velas más grandes. Toda la mayor mide 160m², y el A3, alrededor de 300m², pero tenemos de 18 a 20 nudos de regalo, en los cuales aún podemos llevar las velas de viento ligero, y nuestra velocidad es de 12-13 nudos en vez de 9. Yuhuuu!

Por suerte las olas se han calmado como el viento, y tenemos un sistema constante acercándose en la buena dirección. Podemos correr constantemente, sin paradas aleatorias que pondrían más carga en la driza. Este cabo puede aguantar tres toneladas, pero cuando le damos al winch notamos las enormes fuerzas que soporta.

Es uno de esos buenos momentos en que vamos 18 millas por delante del routin. Este es el resultado de nuestro gennaker. Espero que podamos conservar nuestra ventaja mañana también!

9 de febrero a las 20:15 GMT, nuestra posición: 42° 49,16' S, 056° 32'25 E.

Conrad Colman:

¡40 días en el mar!

Desde la publicación de La vuelta al mundo en 80 días, el reto planteado por Julio Verne ha fascinado a todos los navegantes. En los años noventa, el kiwi Peter Blake se enfrentó de nuevo al francés Bruno Peyron en el intento de ser los primeros en romper esta barrera y conseguir el, oportunamente denominado, trofeo Julio Verne. Peyron fue el primero en bajar de los 80 días, pero recuerdo con gran excitación cuando el equipo kiwi mejoró este tiempo en el enorme catamarán ENZA. Su barco estaba patrocinado por la junta de comercio de manzanas y peras de Nueva Zelanda y el ENZA les sirvió para crear su pegadizo eslogan ‘Eat New Zealand Apples!’ (Coma manzanas de Nueva Zelanda). Es increíble que hiciera falta toda la tripulación de un catamarán de 100 pies de eslora para bajar de los 80 días. Posteriormente François Gabart y Armel LeClearch repitieron la hazaña; pero esta vez en solitario y en monocascos bastante más pequeños.

¡Así es como nos van las cosas! Hoy por hoy, 40 días después de la salida, el señor Fogg y su leal Passepartout probablemente estarían en un barco en algún punto entre Hong Kong y Yokohama, si no recuerdo mal la cronología del libro, mientras que nosotros todavía estamos rodeados por la niebla en el océano Índico. Con 16.000 millas todavía por recorrer, doy gracias de no haber hecho la misma apuesta que Phileas Fogg, aunque las condiciones no han sido las más favorables para nosotros.

Hoy, el sol hizo una breve aparición y Nandor y yo nos apresuramos a sacar nuestra ropa de cama, bien empapada, para intentar que se secara; pero con la niebla siempre presente, la ropa y nuestras camas todavía están completamente húmedas. Ayer por la noche hicimos un cambio de vela rápido para poner la pequeña y acabé tan empapado en sudor y niebla que tenía la sensación de haber estado nadando completamente vestido. De todos modos, después de unos cuántos rayos de sol y de secar las prendas de ropa en el motor durante unas horas, todo se hizo mucho más cómodo. Los remolinos de niebla nos recuerdan a Escocia y, para completar la ilusión, nos hemos acabado la botella de 50 ml de Laphroaig Scotch que nos regaló Isla de OSM justo antes de la salida. ¡Lo hemos apreciado mucho! ¡Salud, Isla!

En lo que al tiempo se refiere, en los últimos días hemos tenido una navegación agradable con una previsión de entre 10 y 15 nudos por delante. El One Planet, One Ocean &Pharmaton ha estado haciendo un movimiento de yo-yó frente a nosotros, quedando un poco atrás y cediendo millas a diario, pero todavía lejos de nuestro alcance. Desgraciadamente extenderán su ventaja en los próximos días, ya que se encontraran unas condiciones más favorables, mientras que nosotros estaremos en unas más flojas. Aún así, es bueno saber que hay otro barco aproximadamente en la misma parte del océano que nosotros, puesto que los líderes se han escapado a toda velocidad y, simplemente, ¡han DESAPARECIDO!