Suspense hasta el final

Conrad Colman (Spirit of Hungary):

“Posición: 30° 49’ N y 21° 2’ O

La cuenta atrás ha empezado ya. Nuestros instrumentos de navegación en la bañera sólo muestran ahora números de tres cifras, lo que nos queda hasta el siguiente waypoint. Cuando vi que nos quedaban menos de 999 millas hasta Gibraltar, me alegré tanto como si hubiésemos llegado. Aunque sé que nos acercamos a la llegada, no hay muchas señales que lo indiquen, ¡aparte de las bolsas de comida que empiezan a estar bien vacías! El viento sigue soplando y cambiando de dirección sin piedad, las estrellas son siempre magníficas y continuamos rodeados por el gran azul, como pasa ya desde hace meses. Esto explica un poco mi excitación de ver las millas restantes disminuir, en estos momentos es la única prueba real de que nos acercamos.

Emails de los barcos ABR. 14, 2015 10:05

Como hemos estado solos durante la mayor parte de la regata, el lado competitivo nos parece tan distante como nuestros rivales. Mientras los cinco primeros equipos se rehacen de las emociones vividas tranquilamente en Barcelona, el tiempo apremia un poco para nosotros. La entrega de premios se celebrará el 21 de abril, ¡haremos todo lo que podamos para no perdernos la fiesta! Aunque sabemos que estamos lejos del podio y de las lentejuelas que han rodeado la llegada de los primeros, para Nandor y para mí, y para el Spirit of Hungary, después de todas las pruebas que hemos superado, la mayor recompensa será estar allí.

Desgraciadamente a la incertidumbre de si llegaremos o no, hemos añadido un nuevo problema, el de la quilla. Dos de los ocho tornillos que mantienen la quilla en su sitio se han roto. Aunque ya habíamos sustituido uno en Nueva Zelanda, tuvimos la desagradable sorpresa de constatar que se había roto otro un poco antes del cabo de Hornos. Desde entonces nos aplicamos en reducir vela cuando el viento aumenta y en elegir rutas que permiten minimizar los esfuerzos del barco. Hay en realidad muy pocas posibilidades de que perdamos la quilla, hay suficientes trozos de metal para mantenerla en su lugar hasta el final, aunque nunca se sabe. No hay podio a la vista, pero ¡os puedo asegurar que habrá suspense hasta el final!”.