Servicio rápido Renault Captur

Sébastien Audigane y Jörg Riechers (Renault Captur):

Hola a todos,

Ayer por la noche, antes de izar nuestro gran gennaker, comprobamos los timones. Entonces nos dimos cuenta de que una gran parte de la piel exterior del timón de estribor se había ido así como también un trozo pequeño en la parte inferior. Obviamente habíamos golpeado algo, pero no nos dimos cuenta, no oímos nada, y el rumbo del barco siguió estable.

Emails de los barcos FEB. 16, 2015 14:22

El viento no era muy fuerte e izamos el gennaker y continuamos navegando mientras pensábamos en posibles soluciones para la reparación. Después de hablarlo con nuestro equipo técnico, consideramos inicialmente reparar después de la próxima trasluchada, pero ésta estaba prevista sólo para dentro de dos días y a medida que pasaban las horas y bajo gennaker el barco ya no era muy estable. Así que no era razonable continuar de esta forma, además de que no habíamos podido constatar cuál era el alcance real de los daños. Decidimos hacer la reparación con el "calcetín" (funda especial rígida) de inmediato. Manos a la obra: tomamos un segundo rizo, arribamos, liberamos la quilla, enrollamos el genakker y el J3, viramos por avante, nos pusimos a la capa con la caña amarrada bajo la mayor.

Entonces Jörg, asegurado por el arnes, fue a quitar las cinchas que bloqueaban la pala en su posición baja y luego la subimos. Estaba realmente dañada, fue necesario cortar un trozo y arrancar las fibras destrozadas y luego poner el "calcetín" en su lugar.

Impecable, bien encajado alrededor de la pala, el "calcetín" está amarrado por correas encima de la pala del timón. Así consolidado, lo hemos vuelto a colocar y venga, todo listo. Todo esto lo hemos hecho en dos horas justas, y habiendo perdido 30 millas. Un cafetito en recompensa y horas mas tarde tuvimos que maniobrar de nuevo pues el viento había rolado 40 grados a la derecha. Enrollamos el gennaker, y lo metimos en su saco y dentro del barco. Repartimos los pesos, desenrollamos el J1, cazamos las velas, trimamos, pusimos orden a bordo… El Renault Captur de nuevo a tope en su persecución de la flota española navegando de través con viento a 105 grados.