Reparaciones de altura

Nandor Fa y Conrad Colman (Spirit of Hungary)

Una misma historia, dos puntos de vista. Nandor Fa y Conrad Colman explican, cada uno desde su perspectiva, un día ajetreado a bordo del Spirit of Hugnary: tres subidas al mástil navegando a 17 nudos de velocidad.

Emails de los barcos FEB. 20, 2015 12:03

Nandor Fa:

"Nos dolió saber que el Renault Captur se va hacia Nueva Zelanda y, además, no al puerto de Invercargill, más al sur, sino al de Wellington. Por lo que sabemos, además de los problemas con el timón, también tienen problemas con la quilla. Nos sabe mal por Jörg y Sébsatien, habían estado navegando de una manera perfecta, tal y cómo se espera que lo hagan los buenos skippers. 

¡Buenas noticias esta noche! No nos podíamos hacer a la idea que se nos hubiera acabado el azúcar, así que empezamos a buscar por todos los rincones del barco. Obviamente no encontramos azúcar, pero he encontrado dos botes de miel y dos bombonas de gas. Yeee, ahora tendremos gas suficiente para el resto de la regata. ¡Ojalá no tuviera otro problema que tener que beber café con miel!

Nunca estaré feliz con estas cosas en medio del océano porque siempre se acaban volviendo contra uno. Todavía no había acabado de escribir la frase anterior –siempre voy dando vistazos a los instrumentos mientras escribo para comprobar que todo está correcto– y veo que los datos del viento no son correctos. Según el instrumental, tendríamos que haber acabado de trasluchar ya que el viento ha girado completamente. Hago un salto y compruebo que todo está tal y como estaba antes. No miento, tenemos 20-23 nudos de vientos portantes. Miro hacia arriba y veo que la punta del instrumento se balancea alrededor de la punta del mástil, colgando del cable. Despierto a Conrad inmediatamente que, a pesar de todo, ya ha dormido bastante por hoy

En primer lugar, pongo un lazo indicador de viento detrás del barco, en la antena URH, para comprobar las direcciones. “Si me aguantas, subiré allí arriba” – digo. Nuestra velocidad es de 15-18 nudos, navegando con oleadas de 5-6 metros, una situación poco prometedora. Conrad sale, mira alrededor y dice: tú me aguantas y yo subo. Sube hasta arriba en cinco minutos y, cinco minutos más tarde, lo dejo bajar. Lleva en las manos el instrumento en dos piezas. Antes de separarlo, todas las funciones iban correctamente, pero mostrando datos falsos, por lo tanto, el cable debería de continuar de una pieza. El bloqueo y el tubo de la baliza estaban partidos, es sorprendente como dos partes del instrumental de unos Rolls-Royce de la navegación estaban encoladas con sólo 10 milímetros. El encolado se ha deshecho de manera natural. Como mínimo se puede reparar. Por otro lado, no hay nada, ni siquiera los manuales, que me digan como unir de nuevo las dos partes. En casa, ahora son las 4 de la madrugada y, por lo tanto, no voy a llamar Peter; en vez de esto, ayudaré a Conrad a subir de nuevo y comprobar donde están las levas. Hay varias levas al enchufe para comprobar que todo esté al lugar correcto. Conrad sube, hace varias fotos y después baja. Ahora ya sé que se tiene que levantar la leva grande. Lo limpio, lo pulo y lo engancho. Esperamos que se seque y cruzamos los dedos para que funcione. Mañana, que ya estará bastante sólido para arreglarlo, el viento incrementará. 

Al atardecer el pegamento se ha secado por completo y despierto a Conrad para ponerla de nuevo en su lugar antes de que oscurezca. Sube al palo principal por tercera vez y refuerza la pieza con cuatro láminas de carbono. Ahora lo que nos queda es decidir qué hacer si esto no funciona. Luego que él lo ha puesto todo en su lugar vuelvo al timón, ya que tuvimos que apagar todo el instrumental mientras lo arreglábamos, incluso el piloto. Al poner en marcha de nuevo el sistema, todo aparece de nuevo a la vista. Le hago una señal a Conrad conforme todo está correcto puesto que él estaba hablando a gritos desde arriba del mástil. Me duele imaginarme mirando un lazo en la oscuridad con una linterna frontal.... y acabando la vuelta al mundo basándonos en esto. Ahora el instrumento está bien reforzado y será difícil separarlo. 

Pasamos todo el día arreglando esto sin ralentizar el barco ni siquiera por un minuto. Conrad ha subido tres golpes al palo y lo he empujado tres veces mientras el barco iba a 17 nudos en oleadas de 4 metros. Sólo alguien que lo haya vivido puede imaginarse cómo es esto. 

Podríamos haberlo celebrado pero, después de acabar la reparación, el viento ha cambiado y tuvimos que cambiar el reacher por el gennaker. La pieza todavía está allí y progresamos bien, aunque el viento se ha calmado hasta los 16-18 nudos. Tendremos que trasluchar pronto, antes de que el viento del norte de mañana empiece a aumentar. 

Ahora me voy a cenar y después vendrá Conrad.

A las 14:10 UTC nuestra posición es 47° 02,8' S, 126° 34' E"

Conrad Colman:

"Arriba, abajo, arriba abajo… hasta abajo. Esto resume bastante bien mi día.

Nandor me despertó esta mañana con la noticia desesperada de que nuestro último radar de viento que está situado en la parte superior del mástil se había roto, pero que un golpe de suerte lo había dejado colgando en lugar de caer al mar. Teníamos una pequeña oportunidad de recuperarlo antes de que se irritaran por completo los delicados cables del interior del instrumento. Inmediatamente me vestí y me puse el arnés de escalada y mi casco y subí por el mástil. Aseguré el instrumento de viento y desenrosqué su clavija para cogerlo y poder repararlo.

Durante el desayuno hablamos sobre cómo reparar el brazo mágico del viento, ya que el pegamento de cola había fracasado. Rápidamente nos dimos cuenta de que necesitaríamos confirmar la orientación del sensor con respecto al enchufe, puesto que ¡pegarlo al revés no ayudaría a nuestra causa! Enviamos correos electrónicos a especialistas de Europa pidiendo consejo, pero como todavía era primera hora de la mañana tuvimos que esperar algunas horas para obtener una respuesta. Mientras tanto, nos dimos cuenta de que la respuesta a nuestra pregunta estaba sobre nuestras cabezas, a 30 metros / 100 pies, en la parte superior del mástil.

Me preparo para subir de nuevo, pero sin el pánico de recuperar la pieza antes de que se rompa así que tuve un poco de tiempo para evaluar las circunstancias. Soplaban probablemente 28 nudos, estábamos navegando por grandes olas con nuestro pequeño ‘reacher’ y un rizo en la mayor y cuando salí de la cabina vi 20 nudos de velocidad en la pantalla. Consideramos enrollar la vela o ralentizar, pero realmente es más seguro subir cuando el barco está bajo presión porque mantiene un ángulo más estable y la velocidad suaviza algunos de los choques. La escalada no es nada fácil, sin embargo, ya que sería demasiado difícil pedir a Nandor (varias veces) que me izara a la cima únicamente con el pequeño ‘winch’ del mástil, tuve que tirar de mí mismo. Preparado con mis pies contra el tubo del mástil, agarré drizas y burdas con mis manos y tirando con mis brazos y empujando con mis caderas fui capaz de hacer un buen progreso. El único respiro de levantar continuamente mi peso corporal vino en las breves pausas en cada una de las crucetas.

Después de haber confirmado la orientación del enchufe para la reparación, Nandor y yo pegamos el radar de viento y lo pusimos en la caja del motor caliente para ajustarlo. Horas más tarde, y con edificios de nubes en el horizonte, subí por tercera vez a la cima y con un grito de alegría de la cabina Nandor confirmó que ¡funcionaba cuando lo conecté de nuevo! Una enorme satisfacción que no había experimentado antes al saber que podríamos adivinar la fuerza y ​​dirección del viento para los próximos 50 días, ¡especialmente con todo el Pacífico aún para cruzar! Volví a bajar a cubierta, cambiamos velas y ciertamente pude sentir el esfuerzo del día en mis brazos y hombros ya que me sentía bastante débil al final de la jornada.

PS. A menudo miro en la tabla para encontrar puntos de referencia importantes para tener una referencia de nuestra latitud o longitud así como pocas personas tienen el hábito de pensar en grados cuando se trata de la posición. En nuestra vida cotidiana pensamos en nuestra ubicación con respecto a otra cosa, como "estoy cerca de este árbol” o “te veré en el parque". Estas comparaciones son difíciles de hacer en nuestra posición actual aunque el centro de Australia es sólo un enorme desierto sin grandes metrópolis. Sin embargo, ¡orgullosamente marcado en el gráfico está el Ivy Tanque Motel! Claramente, entre Perth y la costa este hay un enorme trecho".