Deslizarse en el atlántico

El Spirit of Hungary deja Madeira por la popa

Conrad Colman (Spirit of Hungary)
Posición 32º 30' N 015º 39' W
Millas restantes: 783

¿Las islas Cabo Verde? ¡Agua pasada! ¿Las islas Canarias? ¡Muy por detrás! ¿Madeira? ¡A nuestro paso! Cuando me encargaban una misión imposible, mi madre siempre decía: "Bueno, ¿cómo se come un elefante?" a lo que a mi me gustaba responder, obedientemente, "pedacito a pedacito". Como pequeño activista que era, debería haberla regañado por promover el comercio ilegal de marfil y hablar de esa manera frente a un vegetariano, pero ya sabéis a lo que me refiero. Nuestra larga remontada hacia el Norte se ha visto dividida, cortada, en pequeños pedazos por las cadenas de islas que nos hemos encontrado y ahora la última está detrás nuestro. Restan poco más de 500 millas hasta Gibraltar; y luego hacia Barcelona.

Emails de los barcos ABR. 14, 2015 21:19

Es curioso como viendo la isla de Madeira disminuyendo en nuestra estela, volví a 2009 cuando vi por última vez esta misma vista desde mi Mini en el inicio del tramo hacia Brasil. En aquel entonces yo partía hacia mi aventura más grande hasta la fecha, y ahora estoy regresando de mi mayor aventura, un poco canoso, y cansado del mundo, pero aún con el mismo deseo y amor a la vida en el mar. Dejando Madeira atrás en el Mini me quedé impresionado por la vasta extensión del azul que tenía que atravesar (sin mapas, como descubrí más tarde) y me sentí bastante pequeño con el Atlántico extendiéndose ante mí. Ahora, después de haber acumulado unas cuantas regatas transatlánticas y unas cuantas entregas, y haber dado la vuelta al mundo en dos ocasiones, el Atlántico me parece una de esas pequeñas piezas de elefante. Pesado pero fácilmente manejable.

Ahora, habiéndonos deslizado a sotavento de la última isla, estamos llegando a mares suaves bajo un cielo soleado. Las condiciones de viento suave nos han permitido izar nuestra mayor y darnos prisa sin poner demasiada tensión en nuestra quilla, dañada. Con velocidades altas, ahora estamos experimentando el nirvana en alta mar, la glisse! Esto significa "deslizarse" en francés, y queda ilustrado sobre las largas olas y los kilómetros que  salen, sin resistencia, de nuestra popa. Oui, oui. Ca Glisse busque mon ami.