"Veremos lo que nos reserva el Pacífico ..."

Didac Costa nos explica sus ocho semanas de Vendée Globe cuando ya ha alcanzado la mitad del mayor océano.

Noticias ENE. 10, 2017 11:35

Didac Costa ha dado muestras de ser tozudo y gracias a ello ya se ha situado en el puesto 15 de los 18 skippers que todavía siguen en competición, incluso habiendo tomado una segunda salida cuatro días después que el resto de la flota. El skipper español ha dejado atrás el Océano Índico y empezó 2017 en el Pacífico. Tras una semana difícil, situado en el centro de una depresión al sur de Australia, el bombero catalán ya ha fijado su nuevo objetivo: el mítico Cabo de Hornos.

En el sur de Nueva Zelanda, Didac continúa avanzando mientras nos envía noticias de cómo transcurre su Vendée Globe: "Ha terminado una semana difícil, la depresión que se formó en el sur de Australia fue muy dura tanto para el barco como para mí. Entre los desperfectos en el barco y el cansancio acumulado, he pagado un alto precio por cada milla recorrida. A los problemas con los pilotos automáticos se le han añadido daños en las velas. Y ya podéis imaginar hasta qué punto son importantes los pilotos automáticos para un navegante solitario”.

De las diferentes piezas que componen el piloto, hay unas que están especialmente desgastadas tras 8 semanas de navegación.  Se trata de los brazos mecánicos, unas piezas que no paran de trabajar para mantener el rumbo. Por su forma, les llamamos "jamones".

Ocurrió casi lo mismo que con las velas, decidimos no comprar piezas nuevas, revisamos a fondo los que utilizamos en la anterior vuelta al mundo y a pesar de ello, empezaron a dar señales de fatiga bastante pronto, fue justo cuando reemplacé los brazos originales por los de recambio. Fue entonces cuando tuve un problema electrónico que me dejó algunas horas sin piloto. Tras dos días sin dormir, encontrar una solución no ha sido nada fácil. Por tanto, cuando he conseguido solucionar el problema he tenido un gran alivio. De no ser así, me habría encontrado en una situación crítica, agotado y sin piloto. Aquí, en el Gran Sur, un pequeño inconveniente puede convertirse en un problema grave”.

Afortunadamente las condiciones meteorológicas de los últimos días me han permitido reponer fuerzas y llevar a cabo algunas reparaciones: ajustar los hidrogeneradores y acabar de reparar la trinqueta. Vigilo muy de cerca la reparación que he hecho en la articulación entre el brazo y los pilotos, y por el momento aguanta bien. Por tanto, el año ha empezado bastante bien.

He visto que Jean (Le Cam) ha pasado el Cabo de Hornos en quinta posición. ¡Me alegro mucho por él! Sémuy bien las dificultades que ha tenido para organizar su proyecto y eso le da más mérito, especialmente porque siempre ha encontrado tiempo para echarnos una mano. Es una pena que yo no pueda ver los vídeos que envía y que séque siempre provocan una sonrisa.

Estamos a la mitad del recorrido de la regata. Este punto simbólico, me permite medir lo que todavía me queda y por tanto la dureza de la Vendée Globe. Mi próximo objetivo, aunque todavía queda muy lejos, es el mítico Cabo de Hornos. Tendréque estar muy pendiente de las velas y del resto del barco para conseguirlo.