Las mejores declaraciones de Guillermo Altadill y José Muñoz

Guillermo Altadill es un escritor excepcional. Prueba de ello, sus correos electrónicos: con descripciones tan minuciosas que te trasladan a su mundo, el del Gran Sur y los vientos y las olas y los números en la electrónica. Sus declaraciones en videoconferencia han sido también siempre muy explicativas e ilustrativas, como las de José Muñoz. Lamentablemente, el pasado 5 de marzo una trasluchada accidental dañó el sistema de antenas, lo que nos ha privado de seguir recibiendo sus comunicaciones. Éstas son sus mejores declaraciones justo antes de iniciar la tercera edición de la Barcelona World Race y durante la regata.

Noticias MAR. 30, 2015 11:04

Guillermo Altadill – 29/12/2014 Conferencia de prensa oficial

Nací y aprendí a navegar aquí. Tener una regata de esta magnitud en casa obliga a participar en ella, a acabarla y a hacerlo lo mejor posible”.

Guillermo Altadill – 2/1/2015 Paso del estrecho de Gibraltar

“Acercándonos al estrecho de Gibraltar el tráfico marítimo añade bastante estrés a bordo. Ayer por la tarde pasamos a cinco metros de la popa de un superpetrolero. Hizo una maniobra muy fea, más tarde se disculpó por radio. Tuve que evitar lo peor”.

Guillermo Altadill – 4/1/2015 Entrada en el Atlántico

“Si hay que sufrir, hay que sufrir desde el principio. Podríamos tener algo de comida fresca a bordo pero creo que no hay razón para retrasar la que va a ser tu dieta durante doce semanas”.

Guillermo Altadill – 15/1/2015 Sobre la retirada del Hugo Boss

“Cuando un amigo se va, algo se muere en el alma. Alex y Pepe son adversarios, hemos luchado con ellos y competido en el agua, pero queríamos que fuera hasta el final, hasta la línea de llegada. Porque cuando un adversario se va, significa que queda uno menos que puede ayudarte cuando las cosas se ponen feas”.

Guillermo Altadill – 20/1/2015 Entrada en los Cuarenta Rugientes

“El barco va muy rápido, a veces más de lo que quisiéramos. De noche, la oscuridad es absoluta, solo percibes entre la espuma y las olas que barren la cubierta del Neutrogena las luces de la electrónica con números que cambian cada fracción de segundo ante tus ojos. Unos ojos que apenas puedes abrir cuando cada ola te golpea la cara con más fuerza que la anterior, cuando la proa del barco se sumerge después de un planeo, que sabes cuándo empieza pero no cuándo acaba. El barco sale descontrolado […]. Si te equivocas unos segundos, acaba en desastre. Aquí no hay margen de error. Es como conducir a 70 km por hora con los ojos tapados, sabiendo que si te sales de esa carretera estrecha y sin guardaraíl te quedas sin coche y posiblemente tú también te hagas daño”.

Guillermo Altadill – 22/1/2015 Cuando encuentra una caja de cerillas

“Pienso en lo bien que se estaría al lado de una chimenea, viendo las llamas y oyendo crepitar la leña, entonces enciendo las cerillas, primero de una a una y huelo el aroma que desprende la madera al quemarse. Luego lo hago de dos en dos, y de tres en tres, siempre se apagan al final, cuando la llama llega a mis dedos mojados, y no noto nada. El olor me recuerda a cuando enciendes una chimenea. Aquí en el Neutrogena hay poca variedad de olores, fuera huele a frío, salitre y mar… y dentro… ¡¿qué sé yo a qué huele?! Me quedo así un rato […], hasta que una ola acelera el barco a 26 nudos, el Neutrogena clava la proa en ella... Yo salgo proyectado, las cerillas salen volando esparcidas por toda la bañera […]. Se acabó el juego, se acabaron las cerillas y para la chimenea tendré que esperar unos meses”.

Guillermo Altadill – 26/1/2015 Inicio del Índico

“Es absurdo acelerar o forzar el barco ahora tan pronto, la regata es muy larga y hay que buscar la oportunidad y el momento. No es el momento ahora de atacar al Cheminées Poujoulat, pero quiero que sientan nuestra presión”.

Guillermo Altadill – 31/1/2015 Los ciclones tropicales

“El objetivo ahora es salir al otro lado de esta baja [presión] de una sola pieza, tanto nosotros como el barco. Entraremos en el modo supervivencia”.

Guillermo Altadill – 3/2/2015 Los ciclones tropicales

“Las olas han aumentado de altura, el viento de intensidad y el ruido dentro en decibelios. El Índico nos recuerda quién manda aquí, y que las altas presiones son sólo respiros y treguas que te regala tu adversario para que cojas fuerzas”.

Guillermo Altadill – 11/2/2015 Anuncio de parada técnica en Nueva Zelanda

“El motor no funciona, no hace funcionar los alternadores y éstos no cargan las baterías. La alternativa era seguir navegando en el Pacífico sin ningún tipo de electrónica y conduciendo a mano, o bien parar en Nueva Zelanda y arreglarlo”.

Guillermo Altadill – 14/2/2015 Reincorporación a la regata

“Nuestra estrategia es seguir la meteorología día a día, sin preocuparse de los de delante ni de los de atrás… No miro las clasificaciones, elimino los correos con las posiciones y hasta dentro de una semana, cuando ya estemos más en regata y más a lo nuestro, no las miraré”.

Guillermo Altadill – 19/2/2015 En medio del Pacífico

“Recibimos correos de la familia y el equipo nos envía un resumen de lo que pasa en el mundo, de política, sociedad y deportes. Pero aquí tu mundo se limita al barco, a las velas, a mirar los números de la electrónica, los cambios de viento, los partes meteorológicos… Nuestro mundo aquí es muy complejo y nunca paras, así que prácticamente no te das cuenta de que estás aislado de lo que pasa en el mundo“.

José Muñoz – 23/2/2015 En aguas chilenas

“Estamos muy cerca de mi país y estoy muy contento. Ahora estamos esperando poder pasar por el mítico cabo de Hornos, el cabo más austral e inhóspito que hay. Estamos viviendo algo mítico, no es un cabo que se pueda pasar tantas veces como uno quiera. Capaz que cuando pasemos por allí me tiro al agua y voy nadando para casa”.

José Muñoz – 27/2/2015 Aproximación al cabo de Hornos

“Tenemos un contrincante detrás bastante cerca. Estamos intentando llevar el barco al cien por cien y lo está sufriendo un poco”.

José Muñoz – 28/2/2015 Paso del cabo de Hornos

“Felipe Cubillos me motivó, me ayudó y me animó a cumplir el sueño de poder poner un barco chileno en las regatas internacionales, y en cierta medida ahora, como único sudamericano en la Barcelona World Race, siento la responsabilidad y la motivación de ver a más gente de mi país que se pueda dedicar a la vela oceánica”.

Guillermo Altadill – 28/2/2015 Paso del cabo de Hornos

“El cabo de Hornos representa la historia de la vela oceánica, pero celebraciones, hubo pocas. Íbamos con bastante vela, llegaron unos chubascos de 45-50 nudos, tuvimos que trasluchar varias veces en mitad de la noche con olas enormes. Nos dimos una paliza a trasluchadas… El barco se fue de arribada, trasluchó sin querer, una ola nos cruzó el barco…”.

José Muñoz – 5/3/2015 Salida del Gran Sur

“No tenía muchas ganas de abandonar el Gran Sur. Ahí está mi casa, y en el Sur siempre se ven cosas más distintas: las altas presiones, las bajas presiones, los anticiclones… Es un poco extremo”.

Guillermo Altadill – 24/3/2015 Anuncio de problemas de comunicación (desde que el 5 de marzo una trasluchada involuntaria dañó el sistema de antenas)

"Para mantenernos en el juego debemos continuar sin poder descargarnos los partes o saber dónde están los demás barcos. Es frustrante pero no tenemos otra opción. Mientras conservamos energía, centramos toda nuestra atención en hacer que el Neutrogena navegue de forma cien por cien eficiente”.