La vela oceánica ante el hielo en el Gran Sur

La mesa redonda La navegación por el Gran Sur: las puertas de hielo y el cambio climático puso en evidencia que el cambio climático muestra su cara más imprevisible en los mares de los océanos del sur. La detección masiva de hielo antártico lleva a planteamientos organizativos y tecnológicos hasta hace poco impensables en una vuelta al mundo. Los navegantes oceánicos van a ser agentes reveladores de nuevas realidades en las próximas vueltas al mundo.

Noticias FEB. 6, 2013 15:48

¿Puertas de hielo o zonas de exclusión? ¿O quizá una solución mixta? ¿Cuál es el estado de los actuales sistemas de detección de hielo? ¿Qué soluciones se vislumbran para evitar colisiones con objetos flotantes? Éstas son algunas de las preguntas que se debatieron de cara a la organización de la Barcelona World Race 2014/15 y al futuro de las regatas de vela oceánica en general. La mesa redonda La navegación por el Gran Sur: las puertas de hielo y el cambio climático que se celebró ayer en el Centre d’Interpretació Barcelona World Race, contó con la asistencia de una veintena de representantes de los medios de comunicación y fue retransmitida en directo por Internet con traducción simultánea al inglés y francés. El debate mostró el reto organizativo y tecnológico que supone avanzar en la seguridad de la navegación oceánica en los océanos del sur y puso de manifiesto el amplio campo de posibilidades que se abren en la colaboración entre la ciencia oceanográfica y la regata oceánica.

La evidencia del cambio climático y como éste está afectando al derretimiento de los hielos polares  fue el tema principal de la primera intervención del debate que corrió a cargo de Jorge Luis Valdés, Director de Ciencias Oceánicas de la Comisión Oceanográfica Internacional (COI-UNESCO). Valdés, científico que ha participado en numerosas expediciones marinas, expuso los datos científicos que avalan una realidad que afecta al planeta y muy en especial a los océanos, y se felicitó por la relación existente entre el deporte de la vela oceánica y la oceanografía, como queda de manifiesto en el proyecto de medida de la salinidad y la concentración de microplásticos en el agua del mar para la próxima Barcelona World Race. Este proyecto convierte a los navegantes y sus barcos en auténticos agentes oceanográficos en las zonas marinas más remotas de las que se tienen muy pocos datos: “Es urgente preservar los océanos y para ello hay que crear mayor conocimiento científico, avanzar en una visión conjunta y seguir avanzando en el desarrollo de actividades sostenibles. En este sentido la vela oceánica, y en concreto la colaboración en la que seguimos ahondando con la Barcelona World Race, crea un marco idóneo para ello y nos permite avanzar en la obtención de datos ”  

Tras la intervención del científico de la UNESCO, se inició el debate con Marcel Van Triest, el meteorólogo de la Barcelona World Race y prestigioso router de proyectos de récords oceánicos, y Joan Vila, navegante que ostenta el actual Trofeo Jules Verne que ha participado en cuatro regatas alrededor del mundo. Van Triest  fue impulsor del estudio sobre el hielo que se desarrolló en la pasada Barcelona World Race y router del Banque Populaire V en el espectacular récord alrededor del mundo del maxi-trimarán. El holandés explicó sus diversas experiencias en detección de hielo y expuso las diferentes técnicas y procedimientos disponibles en la actualidad. El meteorólogo y navegante dejó clara la diferencia que existe en la prevención del choque con el hielo flotante en el caso del seguimiento de un solo barco o de una flota desperdigada como es el de una regata alrededor del mundo: “El nivel de precisión al que puedes llegar es enorme y casi en tiempo real, pero esto es inviable en una flota extensa de barcos por una cuestión de medios y, sobre todo, de dinero.” 

Joan Vila, explicó su experiencia con el Banque Populaire V en el que, como navegante a bordo, estuvo en contacto diario con la oficina de Van Triest en Palma de Mallorca. El navegante catalán, primer español que ganó una regata de vuelta al mundo, explicó cómo la extensa área de fragmentos del gran iceberg B-15 les obligó a desviase de su ruta y expuso el estado de las actuales tecnologías de detección a bordo que, según su opinión, es el ámbito tecnológico en el que se tiene que avanzar a corto plazo; sobre todo ante el lacerante problema de los OFNIS (Objetos Flotantes No Identificados) que constituyen un peligro mucho mayor que el hielo a tenor de los accidentes habidos en las últimas regatas oceánicas: “Los actuales sistemas por satélite no detectan un objeto de menos de 100 metros. Es preciso desarrollar sistemas de detección a bordo. Por el momento no se vislumbra una solución efectiva a corto plazo.” 

El debate, que fue moderado por el periodista Víctor Lavagnini, fue retransmitido en directo desde el website de la Barcelona World Race y desde otros sitios web internacionales como los de Voiles et Voiliers, Sailing Channel TV, Sailing Anarchy, Todo Regatas, VSail y Lorient Grand Large. Los internautas participaron activamente con preguntas a los ponentes a través del sitio web y por Twitter y Facebook. Durante los próximos días iremos publicando las conclusiones del mismo. 

Imágenes del debate: