El Atlántico espera a la flota

La entrada en el Atlántico Norte es inminente. El Hugo Boss de Alex Thomson y Pepe Ribes ha batido el record de la Barcelona World Race llegando al estrecho de Gibraltar a las 18:50 (hora local) en tan solo 2 días 5 horas y 50 minutos. Esta misma noche sus perseguidos directos (Neutrogena, Cheminées Poujoulat y GAES Centros Auditivos) entrarán en el Atlántico manteniendo las posibilidades de dar caza a la dupla hispano británica. 

Noticias ENE. 2, 2015 20:32

El Neutrogena consuma una remontada desde la quinta hasta la segunda posición en las últimas 24 horas. Guillermo Altadill y Pepe Ribes están teniendo, al igual que el resto de la flota, un llegada complicada a Gibraltar debido al denso tráfico marítimo que están sorteando en su camino hacia el Atlántico Norte. El Cheminées Poujoulat, de Bernard Stamm y Jean Le Cam, pierde velocidad mientras los dos barcos en cabeza aumentan el ritmo de regata. Anna Corbella y Gerard Marín afianzan la cuarta plaza a bordo del GAES Centros Auditivos manteniéndose a ocho millas del barco franco suizo, Cheminées Poujoulat.

Las condiciones meteorológicas no han sido favorables para el veterano Nandor Fa. El Spirit of Hungary sigue luchando contra los constantes roles de viento del Mediterráneo y dista ya 217 millas del primer clasificado. Fa y Conrad Colman aún no han divisado cabo de Gata.

Renault Captur y One Planet, One Ocean & Pharmaton han sido los dos únicos barcos que han tomado la ruta sur en el Mediterráneo buscando vientos portantes pegados a la costa marroquí. Jörg Riechers y Sébastien Audigane navegan ya a más de 12 nudos mientras que Aleix Gelabert y Didac Costa navegan a un media de 6 nudos quedando detrás de la alta presión que sí ha encontrado el Renault Captur. El We Are Water, en séptima posición, sigue sin definir una ruta concreta. Tras su acercamiento a la costa de Oran, Bruno y Willy Garcia han decidido volver a poner rumbo hacia la costa alicantina donde esperan encontrar vientos más favorables. 

La entrada en el Atlántico Norte supondrá una ruptura importante entre los ocho barcos de la flota que podría quedar dividida en tres partes dejando al Spirit of Hungary navegando en solitario.