Conrad Colman, el regreso del último irreductible

Después de su espectacular navegación en la pasada Vendée Globe, en la que se convirtió en el tercer solitario de la historia que acaba vuelta al mundo en solitario con aparejo de fortuna, Conrad Colman prepara su regreso a la Barcelona World Race. El que todos recordamos como uno de los mejores comunicadores de la regata ultima los detalles de su proyecto que le llevará a la línea de salida el 12 de enero de 2019.

Noticias ENE. 29, 2018 10:06

En la pasada Vendé Globe, Conrad Colman (Auckland, 1983) hizo revivir los grandes momentos que han dado fama al canal de Les Sables d’Olonne como el templo de los valores más apreciados del navegante oceánico: el recibimiento a los irreductibles, a los que han llevado la épica del “acabar” hasta el final y no han desfallecido mientras quedara una mínima posibilidad de continuar. Conrad Colman ha sido uno de ellos y su nombre está inscrito en el libro de honor del puerto francés como el tercer navegante que logra acabar la Vendée Globe con aparejo de fortuna. Antes que él, Philippe Poupon lo hizo en 1993; y en 2001, Yves Parlier lo logró tras recomponer su palo destrozado en una cala de Nueva Zelanda. ¿Rendirse? ¡Jamás!

Después de desarbolar por una rotura del estay a 700 millas náuticas de la llegada, el neozelandés tardó dos días en poder izar un pedazo de mayor y el tormentín en apenas 10 metros de tubo; luego empleó 12 en navegar hasta Les Sables superando calmas y temporales. Cuando llegó, tras más de 110 días en el mar, se había comido hasta las raciones de su balsa de emergencia; pero llegó: “He encontrado la energía para enfrentarme a todo y he logrado acabar. Este era mi objetivo”.

Rigger y velero profesional antes que regatista oceánico, Conrad ya demostró en la pasada Barcelona World Race su especial capacidad para superar problemas de todo tipo. Formando equipo con Nandor Fa a bordo del Spirit of Hungary, solventó varias averías en el aparejo e incluso ejerció de “médico” al suturar una herida en la cabeza del navegante húngaro. En la regata, el neozelandés destacó por sus excelentes crónicas de a bordo y por su contagiosa simpatía en las videoconferencias, lo que le granjeó una gran popularidad entre los seguidores.

Tras practicar la vela en su Nueva Zelanda natal y estudiar economía en EEUU, Conrad se instaló en Lorient y se inició en la vela en solitario en el Mini-Transat de 2009, para pasar en 2010 a la Class40 en la Ruta del Ron. En Class40, Conrad logró su primer gran éxito al ganar la Global Ocean Race de 2012 y quedar luego segundo en la Atlantic Cup de 2013. Con el Spirit of Hungary comenzó su carrera en IMOCA, logrando el séptimo puesto en la Barcelona World Race 2014/15.

El pasado 14 de junio se estrenó en el Consejo de Administración de la IMOCA en Barcelona: "El nuevo formato es fantástico, es bueno para captar nueva audiencia y puede atraer a muchos regatistas. - nos comentó en la sede de la FNOB - En el calendario, se complementan muy bien las dos regatas alrededor del mundo, y hoy hemos trabajado para que ambas se beneficien al máximo. Por supuesto, espero estar en la salida el 12 de enero de 2019”. ¡Nos vemos Conrad!