Barcelona recibe con emoción a sus hermanos

Intensa ha sido la recibida del quinto clasificado de la Barcelona World Race, el We Are Water de Bruno y Willy Garcia, tanto en el mar como en tierra. Centenares de amigos, familiares y seguidores han esperado a la pareja de hermanos en el Portal de la Pau, vestidos de azul, el color de la Fundación We Are Water, agitando banderolas y estallando en aplausos a cada gesto de los dos navegantes, ya no tan amateurs, visiblemente emocionados por haber cumplido el sueño de dar la vuelta al mundo, y de haberlo hecho juntos.

Noticias ABR. 9, 2015 21:44

Bruno y Willy Garcia, los hermanos del agua, han emocionado desde sus primeras declaraciones a pie de pantalán, su mensaje intenso desde el podio y la cercanía humana que han mostrado durante la conferencia de prensa. Rodeados por centenares de seguidores y amigos, y escoltados por Jean Le CamAnna CorbellaGerard MarínAleix GelabertDidac Costa y Pepe Ribes, sus compañeros en la regata, los patrones del We Are Water han lanzado un mensaje arrollador de compañerismo, ilusión y férrea voluntad, los valores que les han permitido el éxito en esta Barcelona World Race.

Los han recibido en el podio del Portal de la Pau el director de Relaciones Institucionales del área de Calidad de Vida, Igualdad y Deporte del Ajuntament de Barcelona, Xavier Amador; el director de la Fundación We Are Water, Xavier Torras; el presidente del Real Club Náutico de Barcelona, Enrique Corominas, y el comodoro del Real Club Náutico de Barcelona, Damián Ribas.

No creo que pueda decir algo que os impresione –ha dicho Bruno Garcia desde el escenario-. Sólo os puedo decir que el mundo no es tan grande como todos pensamos. Porque si dos hermanos como nosotros hemos sido capaces de darle la vuelta con un velero, que por cierto es una maravilla, entonces es que es más pequeño de lo que pensamos. Y por lo tanto, lo tenemos que c uidar”.

El cardiólogo barcelonés, muy emocionado ante los aplausos y vítores de su gente, ha tenido palabras de agradecimiento hacia el equipo“Ir con mi hermano pequeño ha sido el acierto más grande que he podido tener nunca. Seguramente hay navegantes mejores, pero no tengo un hermano pequeño como él, ha sido tremendo, ¡tremendo! El equipo incluye la gente que preparó el barco: no fallaron. Con tan sólo dos meses salimos con un barco casi tan bien preparado como el de los primeros. Me he pasado, pero bueno, muy bien preparado”.

“No puedes bajar los brazos”

Y el espíritu –ha continuado ante el micrófono-. Nunca puedes fallar, no puedes bajar los brazos nunca. Si los bajas, el mar te come, el mar te puede. Y no hemos bajado los brazos ni un solo momento, ¡ni uno! Y hemos tenido muchas averías, pero no hemos bajado nunca los brazos, el espíritu ha estado siempre arriba. ¡Gracias Barcelona!”.

Tras el intenso parlamento de su hermano mayor, Willy sólo ha podido decir una cosa: “Gracias Bruno, gracias por haber contado conmigo desde el primer momento para acompañarte en este proyecto”.

En la rueda de prensa, los dos skippers se han mostrado visiblemente emocionados ante el caluroso recibimiento que les han dispensado amigos, familiares y seguidores. Además, un detalle ha apasionado especialmente a Bruno: “Te pasas media vuelta al mundo pensando en cómo será la llegada, si llegas, y una de las cosas con las que soñaba era que me recibiera Jean Le Cam. No sólo lo ha hecho, sino que ha salido a recibirme con su barco, habiendo ganado la regata y con el resto de patrones… ¡Es bestial!”.

La llegada ha sido uno de los momentos más especiales para los tripulantes del We Are Water, pero Bruno se queda con la noche de navegación en el Atlántico bajo una aurora boreal: “Desperté a Willy porque pensé que duraría sólo diez minutos, y luego estuvo allí toda la noche. La regata habría valido la pena sólo por esa noche. Bajar allí, ver la aurora boreal y luego volver. Pero es verdad que aún no soy muy consciente de todo”.

El Gran Sur, como la música

Sobre el Gran Sur, Bruno ha asegurado que es como la música: “Tienes que ir allí abajo para oírla, para vivirla, para sentirla, no la puedo describir. El Sur es áspero y es intenso, pero es honesto. Las borrascas soplan con fuerza pero el Mediterráneo lo hemos sentido más cruel”.

Willy ha añadido que “es otro planeta dentro de este planeta, y allí vives sensaciones que no sabías que ibas a vivir, vives experiencias que aún estamos digiriendo, le sacaremos más jugo a esta vivencia con el tiempo”.

A pesar de haber completado su primera vuelta al mundo, los dos tripulantes del We Are Water se consideran aún navegantes amateurs. “No te puedes imaginar lo difícil que es aguantar esas condiciones con este barco, tanto el mar como el barco son muy exigentes, y nosotros hemos ido muy rápido, pero los que nos han ganado han ido aún más rápido, porque son profesionales. Y yo a mi profesión la amo tanto como a la vela. Es que si os ponemos diez minutos en uno de estos barcos os asustáis”, ha asegurado el mayor de los hermanos.

Willy ha revelado que han sufrido muchas averías, especialmente con las velas“Nuestra preparación se hizo con poco tiempo y con los recursos que pudimos. Y un diez por el equipo, con tan poco tiempo lo han hecho perfecto. Y cada vez que teníamos un problema nos han aconsejado cómo hacer la reparación y llevábamos los recambios perfectos. Pero no íbamos con las velas al cien por cien, y por ejemplo en la subida del Atlántico rompimos el A5, que nos hubiese servido durante unos días. Eso nos ha podido ralentizar un poco”.

“Hemos luchado como jabatos”

En la lucha co n el One Planet, One Ocean & Pharmaton por el cuarto puesto, la pareja ha felicitado a Aleix Gelabert y Didac Costa. “En el Pacífico por mucho que apretáramos el barco no podíamos parar la hemorragia porque eran condiciones diferentes –ha relatado Willy-. Desde el cabo de Hornos hasta hace un par de días ha sido como una regata de club pero de un mes, pero ha sido un placer. Aunque es verdad que hemos tenido que trimar constantemente las velas e igual en algún momento hubiésemos preferido tomarnos la subida con más calma. Nos quitamos el sombrero ante Aleix y Didac”.

Ha sido un fair play muy bonito –ha añadido Bruno-, pero ¡queríamos ganar! Sólo gana uno… Nosotros íbamos muy cojos pero no podíamos confesar las cojeras. Pero el mérito es todo suyo, nosotros hemos luchado como jabatos… Y en cada parte de posiciones mirábamos dónde estaba el One Planet, One Ocean & Pharmaton y siempre iban rascando millas”.

Han admitido que fallaron un poco con la alimentación, porque también se preparó con rapidez. “Echas de menos la comida fresca… ¡un tomate me sabrá a gloria ahora! Pero luego tampoco hay tantas cosas que necesites, la gran lección es que puedes prescindir de muchas cosas”, ha comentado Bruno, mientras que Willy ha destacado que “aprendes a valorar cosas tan sencillas como tener la ropa seca”.

Navegación intuitiva

Bruno y Willy se han cuidado mutuamente a bordo, navegando “muy intuitivamente”, con guardias de cuatro horas cuando todo iba bien, o más largas para el tripulante que estuviese más cansado. Por ejemplo, Bruno ha padecido fuertes migrañas durante la vuelta al mundo y en estos episodios Willy se hacía cargo de la maniobra.

Las migrañas era lo único que cambiaría de mi hermano, pero no son culpa suya. Bruno tiene una intuición para la meteorología que yo no tengo , ha valorado Willy, en tanto que Bruno ha dicho de su compañero: “Tiene todas las virtudes, y una de las más importantes es que es capaz de arreglarlo prácticamente todo, es muy metódico. En cuando a los defectos, lo único que se me ocurre es que cuando no habla parece que está enfadado”.

El director de la Fundación We Are Water, Xavier Torras, ha concluido la rueda de prensa repitiendo el mensaje de Bruno Garcia: “El mundo es muy pequeño y todos tenemos que participar un poco más en lo que sucede en el otro lado del planeta”.