Modelo a seguir

La Barcelona World Race ha sido reconocida como modelo a seguir por las ciudades europeas organizadoras de grandes regatas en el I Foro de las Ciudades Europeas de la Vela. El acto tuvo lugar en el Puerto de Santa María, en Cádiz, y contó con la participación de expertos de todo el mundo en el deporte de la vela. Una de las ponencias la expuso Oscar Trives, coordinador de las actividades de ‘hospitality' de la Fundación Navegación Oceánica Barcelona. En su charla, 'Ciudades y regatas', dio a conocer los proyectos paralelos de la Barcelona World Race.

Entrevistas MAR. 6, 2015 15:46

¿Cómo valora el I Foro de Ciudades Europeas?

Ha sido un foro en el que se han tratado diferentes puntos relacionados con los impactos de un acontecimiento deportivo en una ciudad y esto es lo que me he encargado de explicar de la Barcelona World Race. Es un acontecimiento deportivo pero lo que interesa es, no sólo el impacto que tiene en la ciudad, sino todo aquello que hace la Fundación en paralelo a la regata. La Fundación Navegación Oceánica Barcelona organiza la regata que es la Barcelona World Race y es su producto estrella, pero hace muchas más cosas que van más allá de una regata cómo son los programas educativos y científicos.

¿Cuál ha sido la clave para llegar hasta aquí?

Durante estos 10 años y estas tres ediciones se ha trabajado rigurosamente para hacer las cosas bien hechas, y por eso se ha obtenido el reconocimiento de la ISO. Tenemos tres ISOs y somos un acontecimiento sostenible, el primero a escala nacional y quinto en todo el mundo. Es un reconocimiento al trabajo bien hecho.

¿Cuál ha sido la respuesta del resto de participantes en el Foro?

En el ámbito europeo, los participantes se han ido sorprendidos de que se haya puesto tanto esfuerzo en estos proyectos paralelos; han visto que muchas veces los patrocinadores no quieren únicamente un acontecimiento deportivo sino también formar parte de toda la parte de investigación con el tema de The Game, todo el programa educativo...

La regata más como escaparate que no como regata en sí.

Para nosotros era importante que todas estas personas que forman parte de federaciones internacionales (Portugal, Gran Bretaña, Francia...) entendieran que no sólo nos centramos en el acontecimiento puro y duro. Nosotros creemos que es importante hacer cosas paralelas, no sólo en el voluntariado como hacen otras regatas, porque esto hace más grande el acontecimiento y, sobre todo, genera un impacto mucho más grande en la ciudad.

¿Esta idea está presente en otras regatas?

No, yo pienso que no. La Fundación Navegación Oceánica Barcelona se creó para organizar una regata pero también para muchas cosas más, no sólo nos centramos en la competición y en cerrar el presupuesto. Aquí se dieron cuenta de que la captación de patrocinio se dirige mucho más a todos estos proyectos que no en la regata en sí. La Fundación se creó como un proyecto a largo plazo e integrador, que relacionara muchas más cosas. Es una Fundación, no es una empresa privada, sino que estamos hablando de algo que va más allá.

¿Una parte del programa está enfocado hacia las nuevas generaciones; con qué finalidad?

Cuando acabó la segunda edición y se trabajaba hacia esta tercera uno de los objetivos es que esta fuera la regata de la ciudad, y para conseguirlo tienes que ir a parar a los niños y a los jóvenes, por eso se ha dado mucha importancia al tema del programa educativo, a los proyectos universitarios. Estos son nuestros vendedores de futuro.

¿Hacia dónde cree que tiene que ir en el futuro?

Yo continuaría todos estos proyectos paralelos: científicos, medioambientales, educativos... tenemos que conseguir que el ciudadano de Barcelona sienta que este es un acontecimiento deportivo propio. Esto se consigue con los niños. Ahora hay 12 centros de seguimiento de la Barcelona World Race que son 12 escuelas del litoral y el programa educativo es espectacular. Creo que tenemos que continuar en esta misma línea, quizás intentando centrarnos algo más en las escuelas de Barcelona.