La nueva generación en marcha. Entrevista a François Gabart

El copatrón de Michel Desjoyeaux en la última Barcelona World Race vuela ahora con sus propias alas. Después de la botadura de su IMOCA Open 60 Macif en agosto de 2011, se prepara para su primera Vendée Globe.

Camille El Bèze lo ha entrevistado a su regreso victorioso de la Transat B to B.

Entrevistas MAR. 13, 2012 01:00

El 10 noviembre, frente a los muelles de Les Sables d'Olonne, François será, con 29 años, el benjamín de la flota. Ha completado este invierno la Transat Jacques Vabre, con un cuatro puesto, y ha ganado tras ella la Transat B to B, su bautizo en solitario en un IMOCA Open 60. Joven de talento, dotado de una cabeza bien estructurada en un cuerpo sano, es sin duda uno de los grandes campeones del futuro. Hemos realizado esta entrevista al día siguiente de su regreso de la maternidad, pues desde el 29 de febrero, este navegante es también padre de un niño.

¿Cómo está tu proyecto deportivo en estos momentos?

"El barco está en el astillero desde antes de Navidad, con todos los trabajos imaginables en un monocasco botado seis meses atrás y que ha navegando dos transats en cuatro meses. Tuvimos algunas roturas durante la Transat Jacques Vabre y, desde la botadura, confeccionamos una lista de trabajos con las ideas y las cosas que tenían que mejorar. Las dos regatas de este invierno nos han permitido enriquecer esta lista. Hay dos o tres modificaciones notables que no se ven mucho desde el exterior y que mejoran las prestaciones del barco".

¿Qué has aprendido durante la Transat Jacques Vabre, la primera regata del barco, y durante la Transat B to B, tu primera transat en solitario en un IMOCA Open 60?

"Lo que fue nuevo para mí, incluso aunque había ya tenido algunas experiencias en IMOCA - la Transat Jacques Vabre con Kito de Pavant y la Barcelona World Race con Michel Desjoyeaux -, es que por primera vez estaba en la piel de un skipper con todas las responsabilidades que que esto implica. Pero eso lo que busco, lo que me gusta. En Figaro disfruté mucho y esto fue debido al hecho de tener que gobernar mi barco totalmente solo. Además todo fue bien. Hice dos magníficas regatas."

¿Esperabas brillar tan rápido?

“Sinceramente no. La victoria en la Transat B to B no me la esperaba. Tenía todas las incertidumbres que puedes tener en tu primera regata. Mi objetivo era hacer la travesía, calificar el barco para la Vendée Globe. Me esperaba tener menos velocidad que los mejores y finalmente me encontré en cabeza. Nunca perdí terreno en términos de táctica y estrategia, el barco iba rápido,  apreté fácilmente sin forzarlo, por lo que fue muy agradable. Fue muy parecido a la Transat Jacques Vabre: después de un claro error estratégico después de las Azores, nos colocamos entre los líderes. Todo ha sido muy positivo”.

¿Cómo has vivido tus primeras horas en el mar, solo en tu barco?

“Ha sido un verdadero regalo. Sinceramente, era algo que esperaba desde mucho tiempo. Y luego vivirlo todo tan bien, con buenas sensaciones... Es lo que buscaba: las sensaciones, llegar a sentir el barco, encontrar mi ritmo. Pero también logré ajustar bien todos los reglajes, ir rápido en condiciones que no eran demasiado difíciles al principio - al través con los alisios -. Luego se puso algo más difícil”...

¿Nunca te has visto sobrepasado por los elementos?

“Depende de lo que entiendas por ‘sobrepasado por los elementos’. Nunca he estado en una situación peligrosa. Pero después de cruzar la línea de llegada de la Transat B to B, tuve tres días de temporal antes de volver a casa. Hubo una noche en la que tuve que trabajar muy duro. Tuve 45 nudos de viento con una mar completamente desordenada, muy corta, con olas rápidas. Hubo un momento en el que las roturas se encadenaron y tuve muchas ganas de decir basta. Pero fue un buen aprendizaje pues es algo que podría vivir en la Vendée Globe. No tengo ninguna duda de que somos el equipo que más cosas ha aprendido entre mediados de agosto y de diciembre.

Dentro de ocho meses es la salida de la Vendée Globe, tu primera vuelta al mundo ¿Cuáles son los principales aspectos desconocidos para ti?

“Está en relación a la regata.  Está el navegar por los mares del sur que no conozco [NDR: François Gabart y Michel Desjoyeaux se tuvieron que retirar en Ciudad del Cabo tras romper el palo a la altura del cabo de Buena Esperanza]. Navegar por sitios en los que se está suficientemente lejos para no contar con la ayuda exterior en caso de problemas no es anodino. Es algo que en tanto que hombres y patrones puede llevarnos a cambiar nuestra forma de navegar. También tendré que saber manejarme con el tiempo. Como más habré pasado 18 ó 19 días en solitario, durante la Transat BPE en 2009.. Ahora habrá que multiplicar estos días por 3 ó 4. Aunque quizá un día en el Gran Sur cuente como tres en el golfo de Vizcaya.... Estás en otro mundo, otro medio, la noción de tiempo tiene otra escala. ¿Cómo me veo allí dentro? Por el momento ¡bien!

¿Cuáles son tus puntos fuertes?

“En primer lugar está mi preparación y mi gran equipo. Y más allá del equipo está Mer Agitée y Michel [NDR: François ha lanzado su proyecto en el seno de Mer Agitée, la empresa de Michel Desjoyeaux]. Esto aporta confianza y serenidad. Es una estructura potente, capaz de  responder con rapidez a los problemas. También tengo la meteo como un punto fuerte. Adoro la meteo y la estrategia, y en estas grandes regatas es algo primordial. Pero muchos de mis competidores son también muy buenos en esto. Y la mayoría han hecho una, dos y hasta tres Vendée Globe”...

¿Pides consejo a los “ancianos”?

“Está Michel, por supuesto, desde el inicio del proyecto. Le pregunto muchas cosas relativas a la estrategia. ¿Qué es una depresión en el Gran Sur? Las cosas a supervisar, las diferencias con una depresión del Atlántico Norte, las diferencias en la precisión de las previsiones, sobre el estado del mar en esta zona. También acerca de como llevar el barco, el conjunto de las velas... Cuándo hay que atacar y cuándo esto no sirve para nada... En que momento hay que reservarse y estar pendiente del barco.. Hemos tenido discusiones como éstas muy abiertas desde el inicio del proyecto.

Durante el Trophée Mer et Montagne [NDR: un encuentro deportivo entre marinos y montañeros que se celebra cada año en Francia], he hablado mucho con Thierry Dubois que ha estado dos veces en la salida de la Vendée Globe; él tiene una visión muy diferente y también muy interesante. Asimismo he hablado mucho con los montañeros. La noción de peligro que se presenta en la Vendée Globe está también de forma significativa en el alpinismo o el esquí de alta montaña... Hay muchas buenas ideas que aprender de los escaladores. La montaña es un medio cercano al mar”.

¿Te han dado las claves, las recetas?

“No hay una receta milagro, el abecedario de la Vendée Globe no existe... ¡Sino sería muy fácil! Pienso que cada uno tiene que hacer su propia regata, su propia preparación. Estoy en contacto directo con el último ganador, pero sé que no se puede hacer un ‘copia - pega’ de lo que ha hecho Michel, no es suficiente para ganar. Todos somos diferentes. Es preciso inspirarse en los éxitos de los otros, pero también hay que buscar cosas útiles, encontrar otras ideas, adaptarlas a la propia forma de navegar, a tu equipo, a tu barco. Humanamente es valioso llegar a hacer tu propia regata, tu propia historia”.

¿Cómo te preparas físicamente?

“Recuperarme ha sido mi principal objetivo este invierno. Era indispensable después de estos últimos años tan cargados. Era necesario recargar la energía para la próxima temporada. Creo que esto lo he logrado más o menos. Estoy en forma para atacar lo que viene. Practico mucho deporte - carrera, kayak, surf, bicicleta, natación.. - Navegamos en barcos cada vez más demandantes físicamente. Hay que estar fuerte”.

¿Has controlado bien tu planificación?

“Es siempre lo mismo. Hay que aceptar el hecho que no se puede hacer todo. Se tienen 50.000 ideas.. ¡Puedes pasar toda una vida preparando una Vendée Globe! Es la reflexión que me he hecho antes de empezar el proyecto. Muchas personas pensaban que hacer una Vendée Globe con 29 tacos es un poco demasiado pronto. Porque quizás no esté lo suficientemente maduro, preparado. Mi reflexión ha sido decirme: ‘no se está nunca suficientemente preparado para hacer una Vendée Globe’. Ésta es la situación cuando veo que quedan ocho meses para la salida. Hay un montón de cosas que me gustaría haber hecho, haber vivido, tener preparadas antes de la salida. Y no tendré tiempo... Hay que aceptarlo, definir las prioridades e ir a lo esencial”.

¿Te ayuda Michel en esta definición de prioridades?

“Me da muy buenos consejos. Cuando tengo elecciones difíciles que hacer y veo que no llego, puedo consultarle fácilmente. Él tiene la gran cualidad de ser capaz de decidir muy rápidamente y generalmente... muy bien”.

Tú eres un navegante seguro, estructurado. Pero tienes a buen seguro debilidades. ¿Cuáles son?

“Tengo muchas... ¡Pero no las voy a desvelar a mis rivales! Soy un competidor y esto es indispensable para hacer lo que hacemos. Pero el espíritu de competición puede tener también aspectos negativos. En la gestión de una Vendée Globe, dejarse llevar demasiado por la regata puede ser un problema. Hay que tenerlo en cuenta pues yo ya he experimentado la victoria en solitario... No sería bueno que apretara demasiado en la bajada del Atlántico, que me fatigue y que rompa cosas tontamente. En la vorágine de la acción, uno puede caer fácilmente en la trampa.

Luego, el ser muy estructurado puede ser paradójicamente un punto débil. Puede reducir un poco la creatividad. En el agua hay momento durante el día en los que el análisis tiene que ser muy racional, muy objetivo, sin la intervención de los sentimientos. Pero hay otros momentos en los que hay que dejarse llevar, dejar que el instinto salga. Creo que esto lo consigo bastante bien en el Figaro. Pero quizás esto es algo menos natural en mí que en otros que funcionan así siempre”.

Con las herramientas meteorológicas y la ayuda a la navegación de que se dispone ahora ¿Hay sitio aún para el instinto?

“Totalmente. El último análisis es siempre humano. La progresión de las herramientas meteo no hacen más que   desplazar más lejos la incertidumbre. Actualmente se tiene una visión mucho más precisa a corto plazo que hace 50 años. Pero hay un momento en el que la previsión ya no es fiable. Podemos tener los mejores modelos meteo del mundo, pero a partir de un momento dado son falsos y es entonces cuando interviene la intuición, para tratar de sentir las cosas a largo plazo. La elección de la ruta, saber el momento adecuado para cambiar una vela, también es cuestión de intuición... Incluso si se tienen las herramientas de ayuda a la navegación - y las tenemos todos - los ordenadores, por el momento, no son mejor que las personas”.

¿Qué es lo que marca la diferencia entre los regatistas hoy en día?

“Siempre respondo lo mismo a esta pregunta: el que tenga la mejor gestión global. No hay un área predominante. En la navegación oceánica en solitario es preciso saber hacerlo todo de la mejor forma posible; no tener lagunas. El que gane la Vendée Globe será el que mejor gestione todos los parámetros que intervienen. En las grandes regatas que duran tres meses, esta noción de la globalidad es todavía más importante”.

¿Ser padre cambia tu manera de navegar?

“Ya abordé de forma diferente la Transat Jacques Vabre y la Transat B to B sabiendo que iba a ser padre unos meses más tarde. No navegué de una forma diferente. Y esto porque en la gestión del riesgo y de la seguridad yo soy de los más razonables, no hago cosas peligrosas. Pero desde luego, esto va a cambiar un poco mi forma de plantearme la regata. Uno no vive de la misma forma cuando se está solo o se tiene una pequeña familia. Uno aplica su energía de otra manera, se vive de forma diferente en tierra y consecuentemente se vive de forma diferente en el mar”.

¿Piensas en la Vendée Globe cada noche al acostarte?

“Con la excepción de algunos momentos en mi vida personal, pienso siempre”.

¿Te veremos en la salida de la próxima Barcelona World Race?

“He tenido la fortuna de haber convencido a Macif de comprometerse varios años, pero, por el momento nos hemos parado en 2014. Lo que sí es seguro en este momento es la participación del Macif en la Ruta de Ron 2014. Es una regata importante desde el punto de vista de la comunicación para mi patrocinador. ¿Qué se hará luego? Todo es posible. Sé, pues lo he vivido de cerca, que la transición de la Ruta del Ron en noviembre a la Barcelona World Race en diciembre es complicada... ¡Pero posible! Ya veremos... Lo que he vivido en la última edición es sencillamente excepcional, pero con el mal sabor de boca de los retos no conseguidos.. Entonces ¿por qué no volver?