Cuatro patrones de la Barcelona World Race en el podio de la Transat Jacques Vabre

Jean-Pierre Dick y Jérémie Beyou se alzan con la victoria en la gran clásica del Atlántico a dos. Alex Thomson y Guillermo Altadill son segundos y François Gabart cuarto. Kito de Pavant es quinto y Dominique Wavre y Michèlle Paret octavos. Vincent Riou se vio obligado a retirarse a Azores.

Entrevistas DIC. 13, 2011 01:00

Un total de ocho regatistas que participaron en las dos ediciones de la Barcelona World Race tomaron la salida de la Transat Jacques Vabre el pasado 2 de noviembre en el puerto francés de Le Havre. La famosa travesía del Atlántico a dos se celebra cada dos años y es una cita obligada para la mayoría de patrones que preparan las dos grandes regatas de la Clase IMOCA: la Vendée Globe y la Barcelona World Race. Desde sus inicios, la regata ha contado con una división de multicascos que desde las últimas ediciones ha sido representada por la clase Multi 50. Este año, por primera vez, los monocascos de la Class40 han estado también representados.

De 13 salidos, cuatro barcos nuevos del 2011

La flota IMOCA de esta edición ha registrado 13 inscritos entre los que destacaban cuatro de los nuevos diseños que se han botado este año y que han animado considerablemente el panorama técnico de la clase: el MACIF de François Gabart, el Gamesa de Mike Golding, el Banque Populaire de Armel le Cléac´h y el Cheminées Poujoulat de Bernard Stamm. Estas flamantes máquinas se enfrentaban a muchos de los mejores proyectos ya consolidados de la clase IMOCA. Se dieron cita en La Havre el Virbac-Paprec 3 de Jean-Pierre Dick, ganador de la reciente Barcelona World Race, que en esta ocasión hacía equipo con Jérémie Beyou, participante con el Delta Dore en la primera edición de la regata; a bordo del nuevo Hugo Boss, el ex Estrella Damm de 2007, Alex Thomson hacía pareja con Guillermo Altadill, ex patrón del barco también en la primera edición de la clásica barcelonesa; Kito de Pavant, con su Groupe Bel con la quilla ya reparada, que en esta ocasión se embarcaba con Yann Régniau; Dominique Wavre y Michèle Paret, quienes llegaban con poco tiempo para haber opuesto a punto el nuevo aparejo del Mirabaud tras haber perdido el palo en la Barcelona World Race; el Safran, de Marc Guillemot, vencedor en la pasada edición de la Transat Jacques Vabre, que en esta ocasión navegaba con Yann Eliès; y el PRB de Vincent Riou, el nuevo barco que el patrón francés estrenó en la pasada Vuelta a España, un casco gemelo al del Safran, y que ahora tripulaba con Hugues Destremau.

Como todas las travesías de Francia al Caribe, la Transat Jacques Vabre tiene un recorrido difícil y en ocasiones extremadamente duro, como ocurrió en la anterior edición. Hasta Puerto Limón, en Costa Rica, la regata presenta un recorrido teórico de 4.730 millas y los IMOCA Open 60 están obligados a entrar en el mar Caribe dejando la isla de la República Dominicana por estribor. La gran dificultad estratégica de la travesía es la gestión del anticiclón de las Azores y de los grandes frentes que durante esta época el año atraviesan la zona norte del Atlántico. Cada año las opciones tácticas son radicales y marcan notablemente las diferencias antes de llegar a las Antillas; mientras que el último tramo, la travesía del Caribe hasta Puerto Limón, pone a prueba el temple los navegantes con unas condiciones muy cambiantes y, a menudo, con las últimas millas de infarto antes de cruzar la línea de llegada por los numerosos pozos sin viento.

La opción norte gana

Este año, el momento clave se produjo al norte del archipiélago de las Azores, cuando el Virbac-Paprec 3, de Jean-Pierre Dick y Jérémie Beyou, y el Hugo Boss, de Alex Thomson y Guillermo Altadill, optaron por mantenerse con una ruta más al norte, cercana a la ortodrómica, mientras el resto de la flota optaba por buscar los alisios más al sur. Los primeros, pese a tener que enfrentarse a zonas de viento incierto, fueron claramente los favorecidos, mientras que los que los del sur se vieron perjudicados por una cuña anticiclónica que fue especialmente dura para el Groupe Bel de Kito de Pavant y Yann Régniau y para el Mirabaud de Dominique Wavre y Michèle Paret.

El Virbac-Paprec 3 y el Hugo Boss se destacaron claramente del resto de la flota y protagonizaron un intenso mano a mano que se resolvió a favor del primero poseedor de una mayor punta de velocidad. Jean-Pierre y Jérémie llegaron al canal de la Mona con unas 80 millas de ventaja respecto a  Alex y Guillermo y ya no dieron más opciones hasta la llegada. El triunfo de la pareja francesa fue incontestable y significó la culminación de una temporada extraordinaria para ambos, ya que este mismo año Jean-Pierre ganó la Barcelona World Race y Jérémie la Solitaire du Figaro.

Al entrar en el caribe, el Hugo Boss tenía al MACIF de François Gabart y Sébastien Col a más de 230 millas y el ex Estrella Damm supo mantener el segundo puesto con relativa tranquilidad hasta Puerto Limón. Un resultado psicológicamente muy importante para Alex después de la mala racha que ha tenido últimamente el patrón británico. El patrón del Hugo Boss ha contado con la inestimable ayuda de Guillermo, buen conocedor del barco con el que participó con Jonathan McKee en la primera edición de la Barcelona World Race y con el que se vio obligado a retirase en Ciudad del Cabo por una avería en la timonería. Pese a haber tenido muy poco tiempo para preparar el barco y la regata, el resultado de esta alianza ha resultado muy positiva. Alex manifestó al llegar a Costa Rica: “Guillermo es un marino fantástico. Ha dado ocho vueltas al mundo y más millas que todos nosotros reunidos. Hemos funcionado muy bien. Los dos somos francos y directos y decimos lo que pensamos. No ha habido ningún problema”. Por su parte Guillermo elogió también a Alex y se mostró satisfecho del comportamiento del barco: “Hemos roto pequeñas cosas, lo normal con las condiciones que hemos encontrado, pero el barco ha respondido perfectamente”.

La lucha por el tercer cajón del podio se resolvió finalmente a favor del Banque Populaire de Armel le Cléac´h y Christopher Pratt quienes adelantaron al MACIF al sur de la República Dominicana. François Gabart se mostró satisfecho del estreno de su nuevo barco en regata oceánica y de la espectacular lucha mantenida hasta el último momento con el también nuevo Banque Populaire. “No era conveniente apretar un barco buevo - declaró François en Puerto Limón - Dos barcos nuevos han tenido que abandonar y esto lo dice todo. No nos arrepentimos de haber optado por ir hacia el sur puesto que no sabemos lo que hubiera pasado si hubiéramos ido al norte. Se nos han acumulado pequeñas averías, lo normal en un barco que se está poniendo a punto. La peor: un fallo eléctrico en el Caribe que nos dejó sin partes meteorológicos durante varios días”.

Kito de Pavant, quien navegaba con Yann Régniau, llevó al Groupe Bel al quinto puesto, un resultado también psicológicamente muy beneficioso para el patrón francés después de sus abandonos en la Ruta del Ron y en la Barcelona World Race. Kito se mostró satisfecho del comportamiento de su barco en la llegada: “Tomamos la decisión de ir al sur conjuntamente. Sabíamos que nos arriesgábamos a encontrar calmas y así a ha sido. Lo peor fue el paso de la cuña anticiclónica. El barco se ha comportado a la perfección. Comienzo a tener verdadera confianza en él”.

Dominique Wavre y Michélle Paret llegaron a Le Havre con muy poco tiempo para haber podido poner a punto el aparejo después de su desarboladura en la Barcelona World Race. Su octava posición fue muy satisfactoria para ambos. “Estamos contentos, ésta era una regata en la que lo importante era acabar. Hemos escogido la ruta que salvaguardara mejor el barco”.

Rescate en helicóptero de Bernard Stamm y Jean-François Cuzon

La regata registró los abandonos del Akena Verandas, por rotura del palo; del PRB, por una grieta en un mamparo; del DCNS 1000, por problemas de energía; y del Cheminées Poujoulat por una vía de agua.

La noche del 6 al 7 de noviembre fue especialmente dura para los barcos que optaron por navegar hacia el sur y la que originó las averías del PRB y del Cheminées Poujoulat. Vientos del S-SW de 35 a 45 nudos azotaron la flota levantando mucha mar. A bordo del PRB, Vincent Riou y Hugues Destremau se apercibieron que de que uno de los mamparos estaba resquebrajado. Vincent anunció que no estaba garantizada la seguridad estructural del barco y optó por arrumbar hacia a Horta, en las Azores.

Unas horas antes, Bernard Stamm y Jean-François Cuzon habían chocado con un OFNI y observaban impotentes como una vía de agua ponía en peligro su supervivencia a bordo. De acuerdo con el director de regata, Jean Maurel, Bernard disparó la baliza de emergencia al comprobar que  las condiciones no permitirían un remolque hasta las Azores, por lo menos hasta después de cinco días. Un helicóptero del MRCC de Punta Delgada rescató a ambos navegantes y los desembarcó sanos y salvos en el archipiélago. Seis días más tarde, el Cheminées Poujoulat pudo ser remolcado hasta la isla de Terceira. El 23 de noviembre el barco de Bernard Stamm fue embarcado en un carguero rumbo a Francia.

Clasificación

1. Virbac-Paprec 3 . Jean-Pierre Dick -Jérémie Beyou. 15 d, 18 h, 15 m,  54 s.

2. Hugo Boss. Alex Thomson. Guillermo Altadill. 16 d, 9 h, 20 m, 0 s.

3. Banque Populaire. Armel le Cléac´h y Christopher Pratt. 16 d, 15 h, 0 m, 23 s.

4. MACIF. François Gabart - Sébastien COL. 16 d, 16 h, 50 m, 12 s. 

5. Groupe Bel. Kito de Pavant - Yann Régniau. 16 d, 18 h, 4 m, 32 s.

6. Safran. Marc Guillemot - Yann Eliès. 16 d, 19 h, 27 m, 52 s.

7. Bureau Vallée Louis Burton-Nelson Burton. 17 d, 16 h, 45 m, 40 s.

8. Mirabaud. Dominique Wabre - Michèle Paret. 17 d, 19 h, 39 m, 26 s.

9. Gamesa. Mike Golding - Bruno Dubois. 17 d, 21 h, 42 m, 10 s.