Alex Thomson: “El barco es más rápido, pero no estoy enamorado de él”

Después de un refit completo, el IMOCA 60 Hugo Boss de Alex Thomson ha vuelto al agua hace poco, preparado ya para la cuenta atrás de la salida de la Barcelona World Race del 31 de diciembre.

Entrevistas OCT. 25, 2014 02:04

El barco, que se ha actualizado para adaptarlo a la nueva regla IMOCA, será llevado a finales de este mes al Mediterráneo, donde Thomson y su compañero Pepe Ribes ultimarán la preparación, intercalando períodos en casa con sus jóvenes familias.

La hija de Alex, Georgia, nació hace cuatro meses. El patrón británico ha estado disfrutando de un tiempo con ella y su familia antes de partir para su próxima vuelta al mundo.

"Con la nueva norma tenemos algunas ganancias de rendimiento, pero sobre todo nos hemos concentrado en la fiabilidad. Por ejemplo, hemos cambiado el sistema de backstays, hemos revisado a fondo el mástil y lo hemos reforzado en algunas zonas, por lo que debería ser más seguro y menos propenso a la rotura. También hemos instalado un nuevo motor”, explica Thomson.

Aunque en el último momento decidió perderse la regata New York to Barcelona de junio, para estar en casa para el nacimiento de su hija, Alex confía en que él y Ribes han navegado suficientes millas juntos. “Siempre te gustaría haber hecho más, eso es natural, pero estoy satisfecho”, dice.

Con anterioridad la pareja había navegado hasta Polonia –ida y vuelta-, y luego habían cruzado el Atlántico.

Básicamente lo hice todo excepto la regata, así que serán unas 10.000 millas”.

El Hugo Boss es el diseño VPLP-Verdier que anteriormente navegó como Virbac-Paprec 3, con Jean-Pierre Dick a la caña, quien ganó la pasada edición de la Barcelona World Race. Thomson ha conservado muchas de las características del barco, ¡pero no hay amor!

El barco es definitivamente más rápido, y eso es lo que cuenta. Es mucho más rígido, como una estructura de composite, y eso lo sientes, lo notas más rápido. Pero no puedo enamorarme de él. Me gustaba el viejo barco. Este tiene menos protección, aunque a mí me gusta ser capaz de patronear desde dentro”.

Alex comenta que disfruta mucho de la compañía que ofrece la navegación a dos, y cada uno de sus compañeros han sido distintos en términos de personalidad y actitudes para la vela.

Ribes es español, como su rival en la Barcelona World Race Guillermo Altadill, con quien Alex terminó segundo en la Transat Jacques Vabre de 2011. Pero ellos son muy distintos, tal como admite el inglés:

Su cultura es esencialmente la misma. Ambos son duros y trabajan mucho, y también los dos vienen de la Volvo, lo que significa que están acostumbrados a aguantar en cubierta el castigo de la meteo y del mar, mientras que yo prefiero un poco de protección, pero las similitudes acaban allí. Guillermo es mucho más expresivo, de inmediato sabes cuándo no está contento. Es más latino, si quieres. Pepe no tanto. Su escuela de navegación es, por otra parte, más moderna, está muy al día en todo, se orienta más con los números, y Guillermo lo hace más con las sensaciones y el tacto”.

“Creo que Pepe y yo somos bastante iguales en términos de cómo vamos a trabajar en el barco. Cuando se tenga que tomar una decisión, la tomaremos o uno u otro. Él es bastante extrovertido, estoy seguro de que será un reto para los dos”.

“Por supuesto necesitaremos trabajarlo. Todas las relaciones necesitan tiempo”, añade Thomson.

El navegante británico comenta que aprendió mucho de su tercer puesto en la última Vendée Globe, la vuelta al mundo en solitario. Para obtener este resultado ha trabajado más de diez años. Pero no cree que la Barcelona World Race vaya a ser menos intensa:

“Será tan intensa, pero de diferente manera. Siendo dos aprietas mucho más, hay menos riesgo y es más divertido. Opino que va a estar muy apretado entre los primeros cuatro barcos”.

Tiene muchas ganas de competir en esta regata, después de haber tenido que retirarse de la pasada edición en el último momento. Cada competición trae nuevos aprendizajes:

Sonríe: “Aprendo regata a regata. A medida que te haces mayor adquieres más sintonía con lo que va a suceder o con lo que probablemente puede pasar. En la Vendée Globe aprendí mucho de reparaciones en carbono. ¡Espero que esta vez con Pepe a bordo no tenga que encargarme de ello!”.

“Lo que me gusta de la Barcelona World Race es que es verdaderamente internacional y que es a dos. Son cosas importantes para mí”.

Y en cuanto a su relación de amistad y rivalidad con el Neutrogena de Guillermo Altadill: “Digamos sólo que tenemos que ganarle. Él puede ser del mismo equipo y es un buen amigo, pero estamos allí fuera para ganarle. ¿Órdenes de equipo? Nunca habrá. Y, si hubiera, ¿crees de verdad que Guillermo las seguiría?”.