¡Sólo falta que salga el sol!

Didac Costa (One Planet, One Ocean & Pharmaton):

Después de cruzar la longitud del cabo de Leeuwin, nuestro próximo reto es dejar atrás el Índico para adentrarnos en el Pacífico. A pesar de algunas calmas que uno no espera encontrarse en los mares del sur, la navegación hasta el momento ha sido espectacular y con bastante viento.

Emails de los barcos FEB. 17, 2015 12:16

Quizás sea debido al poco tiempo que hace que navego a bordo de los IMOCA, pero todavía me impresiona cómo navegan estos barcos cuanto la mar se empieza a formar y el viento sopla con fuerza. El barco acelera con la llegada de las olas, los ruidos se multiplican y parece que todo esté a punto de estallar y descontrolarse. Pero afortunadamente no pasa nada y enseguida volvemos a comenzar con la ola siguiente. Es una sensación que engancha mucho.

En estas condiciones es difícil moverse y hacer cualquier cosa dentro del barco. En un movimiento lateral repentino por el impacto de una ola, cuando yo estaba dentro del saco de dormir, en la litera pero todavía sin dormir, salí literalmente volando: de repente, me encontré levitando, y un instante más tarde "aterrizaba" justo sobre una vela que guardamos junto a donde dormimos, y que me evitó un dolor en la espalda por unos cuántos días.

Ahora tenemos en perspectiva continuar durante unos cuántos días más con vientos favorables, casi en la dirección adecuada y a buena velocidad, puesto que ir rápido hacia allá donde no deberías no sirve de mucho. Y al revés tampoco es muy útil, puesto que no avanzas.

Así pues, nada te hace más feliz mientras estás navegando que coincidan estos dos parámetros. Bien, falta un tercero, que ya es para nota, pero que aquí al sur no es demasiado usual... ¡que salga el sol!

Didac