Spirit of Hungary, el único IMOCA 60 de nueva generación

El próximo 31 de diciembre ocho equipos tomarán la salida de la Barcelona World Race, la primera y única vuelta al mundo a dos, sin escalas ni asistencias. Solo uno de ellos es de nueva construcción. Y, además, a bordo del mismo navegará su diseñador y constructor. Es el caso del Spirit of Hungary, único IMOCA 60 de nueva generación, patroneado por Nandor Fa que a sus 61 años zarpará de Barcelona junto al joven kiwi Conrad Colman.

Artículos DIC. 27, 2014 16:50

En la línea de salida coincidirá con cuatro IMOCA 60 diseñados por Farr Yacht Design (Cheminées Poujoulat, GAES Centros Auditivos, Neutrogena y We Are Water), un VPLP/Vendier (Hugo Boss), un Owen Clarck Design (One Planet, Once Ocean & Pharmaton) y un Finot-Conq (Renault Captur).

El IMOCA 60 es una “clase open”. Es decir, los diseñadores tienen libertad para concebir los barcos, pero siempre dentro de unos límites, unas medidas máximas, que en este caso son: 60 pies (18,29 metros) de eslora, 4,5 metros de calado y 29 metros de altura del mástil sobre el nivel del mar.

Son, pues, gigantes del mar. Largos como un camión de tres ejes, altos casi como un edificio de diez plantas. Su superficie vélica en rumbos portantes superaría tres pistas de tenis juntas. Y, sin embargo, cuentan con habitáculos interiores mínimos, de apenas diez metros cuadraros. Un espacio que tiene que compartir dos tripulantes durante tres meses.

Nandor Fa sabe que su barco no será el ganador de la Barcelona World Race. “Quería un barco que pudiera forzar sin preocuparme”, asevera el húngaro quien no deja de repetir que el Spirit of Hungary está construido pensando en la seguridad:“Soy un hombre mayor y quiero sentirme bien, sentirme confiado en mi barco”.

“Siento que los VPLP/Verdier son muy pesados en la proa y algunos Farr son demasiado finos en la popa así que yo he intentado hacer algo un poco más equilibrado”, añade el navegante más veterano de la flota.

El húngaro es de los que opina que una vuelta al mundo se completa al 90% antes incluso de iniciarla. Nandor empezó a construir su barco en 2012 aplicando las antiguas reglas de la clase IMOCA 60. “Terminé de construir el barco justo cuando se anunciaron los cambios en la clase”, recuerda Fa. Estos cambios, principalmente, afectaban al mástil, quilla, lastre y ráting. Nandor reconoce que “fue duro porque justo habíamos terminado el barco pero teníamos que aplicar estos cambios”. Ahora, a menos de cuatro días de la salida, aún ultima los detalles a bordo.

Este miércoles los ocho equipos y 16 skippers de la Barcelona World Race tomarán la salida de esta vuelta al mundo a dos. Por delante les esperan cerca de 23.000 millas náuticas repartidas entre el mar Mediterráneo y los océanos Atlántico, Indico y Pacífico. “Quiero un buen resultado, navegar bien y tomar una buena ruta. Pero no me importa nada lo que piense el mundo de lo que voy a hacer”, sentencia Nandor Fa, el navegante húngaro que ha diseñado y construido el barco con el que afrontará este periplo oceánico.