Sin lavabo ni ducha

Sin lavabo ni ducha

Los barcos de la Barcelona World Race no tienen lavabo ni ducha, para ahorrar espacio y peso, por lo que la higiene es a base de cubos de agua de mar en las zonas cálidas y toallitas para bebé en las frías, sin cambiarse de ropa en semanas, y haciendo las necesidades en un cubo y una bolsa biodegradable que se tira al mar.

Cuando se acercan al ecuador, los regatistas aprovechan para ducharse en cubierta con agua de mar. El problema viene después, cuando hay que limpiar-se la sal del cuerpo que queda adherida y puede irritar la piel durante días. Otra posibilidad es aprovechar cuando llueve. En cualquier caso, ducharse es un hecho ocasional que sólo se puede disfrutar en momentos puntuales de la regata. Además, cuando hace frío, nadie piensa en ducharse en la cubierta.

Todo ello, junto con las bajas temperaturas hace que las condiciones higiénicas sean deficitarias y que durante días tengan sensaciones desagradables en su propio cuerpo.