Confianza y compenetración

 Confianza y compenetración

Durante el tiempo que se comparte todo en un espacio tan reducido y más que espartano como es el IMOCA 60, ambos patrones maniobran, cocinan, comen, duermen, se lavan y satisfacen sus necesidades higiénicas coordinándose con el compañero y ayudándose mutuamente sin llegar a estar separados más de 2 metros uno del otro.
En este proceso toman decisiones tácticas en cada cambio de guardia, día y noche, afrontan situaciones meteorológicas muy difíciles, pasan miedo y sufren averías, pasando momentos muy duros física y psicológicamente.
Por todo ello, la confianza y la compenetración con el compañero son fundamentales para la convivencia a bordo e indudablemente para el éxito de la regata. "Tu compañero es todo" suelen decir los regatistas oceánicos que navegan a dos.

Toma de decisiones

En una regata alrededor del mundo hay que tomar decisiones más de una vez al día para estar en el lugar adecuado, en el momento adecuado y navegante de la forma más conveniente respecto al resto de los competidores. Esto es fundamental no sólo para ganar sino también para acabar.

Para ello las herramientas tecnológicas, cada vez más sofisticadas, proporcionan un torrente de datos que deben ser evaluadas con el acierto que da el conocimiento y la preparación aunque a menudo es la intuición del marino la que suele tomar las decisiones que marcan la diferencia. De hecho, aunque normalmente se llega al consenso entre los dos tripulantes, la última palabra la tiene el patrón que cuenta con más experiencia.