Fenicios, los grandes navegantes

Fenicios, los grandes navegantes

Alrededor del año 1000 aC, el pueblo fenicio se convirtió en un gran navegante y dominó el Mediterráneo. Este tenía la flota más grande y los puertos más ricos debido al intenso comercio que mantenía por mar, aunque también sus barcos eran conocidos como piratas.

Durante las navegaciones aprovecharon para expandirse hacia otros territorios. Así llegaron a Creta, Rodas, Chipre, Sicilia, Cerdeña, las Cícladas ... incluso salieron hacia el Atlántico para llegar hasta los pueblos del mar Báltico. De hecho, hay teorías que defienden que dieron la vuelta a África.

Se sabe que el pueblo fenicio tenía marineros expertos que se orientaban de noche con la estrella Polar y la Osa Menor y, a diferencia de otros marineros, ellos se atrevían a navegar de noche. De hecho, los marineros se guiaban por las corrientes marinas dominantes, las aves marinas y las estrellas, conocimiento que se transmitía de generación en generación entre los hombres de mar.

Los barcos fenicios podían ser de guerra y de comercio. Sus naves de guerra eran de madera, largas, estrechas, y muy marineras y contaban con una doble fila de remeros situados en puentes superpuestos -birrenes-, y un poste central cruzado por una verga, en la que se desplegaba una vela de forma cuadrada . La proa era levantada en curva.

Los fenicios practicaban la navegación a vela, pero sólo recurrían a ella cuando el viento les era completamente favorable, ya que no sabían aprovechar, como se hizo después, la fuerza del viento independientemente de la dirección en que este soplara.