Navegación antigua

Los pueblos del mundo antiguo como egipcios, fenicios, cartagineses, griegos y romanos entre otros, fueron consolidando y mejorando sus embarcaciones a medida que pretendían establecer contacto con pueblos vecinos con el objetivo de explorar, dominar y expandir sus redes comerciales.

Las embarcaciones de esta época se caracterizaban por ser utilizadas por el cabotaje o tráfico costero. Sin embargo, las dimensiones de las embarcaciones cambiaban en función de la actividad para la que estaban construidas: para el comercio o para la guerra.

El invento de la vela latina, adoptada sobre todo por los árabes y extendida por todo el Mediterráneo, constituyó un gran avance a la hora de permitir navegar en cualquier dirección, independientemente de la dirección del viento.