Las expediciones portuguesas

Las expediciones portuguesas

En el siglo XV, quien dominó las expediciones marítimas fue la población portuguesa. Esto fue debido a diferentes factores, entre otros, la buena situación geográfica donde se encontraban y la situación política del país. Tras la Reconquista, los portugueses tenían ansias de buscar rutas de expansión y de comercio que consolidaran el poder de la monarquía ante el imperialismo castellano.

Los navegantes portugueses hicieron expediciones marítimas bordeando la costa africana en busca de una nueva ruta para llegar a la India y para mejorar la ruta comercial con el continente africano. Las personas que se embarcaban en estas expediciones debían ser gente muy valiente, ya que las creencias de la época situaban el fin del mundo en el Cabo Bojador, a medio camino del sur de África. De hecho, se creía que la tierra era plana y que se podrían encontrar en cualquier momento con una cascada enorme por donde caería todo el mar, y además se pensaba que el mar estaba lleno de enormes monstruos marinos.

Algunos descubrimientos de esta época fueron las Azores, Madeira, Cabo Verde ... Poco a poco fueron bajando más al sur por la costa africana, hasta que en 1487 una gran expedición al mando de Bartolomé Díaz sobrepasó el cabo de Buena Esperanza. Esto significó el descubrimiento de que el océano Atlántico y el Índico estaban unidos.

Otra expedición histórica fue la de Vasco de Gama que salió en 1497 con cuatro naves hacia la India, doblando el cabo de Buena Esperanza. La expedición llegó hasta Calcuta y volvió a Lisboa en 1499 después de muchas dificultades y penurias con tan sólo dos naves y la mitad de marineros que habían partido.

A lo largo de la historia, el conocimiento de la meteorología para la navegación ha sido imprescindible. Se dice sin embargo, que los portugueses fueron los primeros navegantes que la tuvieron en cuenta ya que hicieron expediciones mar adentro para conocer mejor los vientos.