Posicionarse con la costa a la vista

Posicionarse con la costa a la vista

Cuando se navega con la costa a la vista se denomina navegación de cabotage. En este tipo de navegación lo más práctico es utilizar la carta náutica, que es la representación de la costa y del mar plasmados en dos dimensiones. Todas las cartas náuticas están orientadas hacia el norte y llevan las indicaciones de longitud y latitud a los márgenes: en la parte superior e inferior se encuentra la graduación de la longitud, correspondiendo a la distancia entre meridianos, mientras que a los de la derecha y la izquierda, los de latitud, correspondiendo a la distancia entre paralelos. Barcelona por ejemplo se encuentra latitud 41º 24’ 7’’ N y longitud 2º 10’ 17’’ @E.
Las cartas náuticas aportan toda una serie de información que es de utilidad: situación de faros, líneas isóbatas, edificaciones destacadas (iglesias, chimeneas, monumentos, etc.), tipos de fondos (arena, barro, algas, piedras), escollos, zonas prohibidas a la navegación, etc.
El método para encontrar nuestra ubicación sobre una carta náutica es mediante la visualización de dos puntos de referencia en la costa. De este modo podemos establecer:

  • Demora: es el ángulo formado entre el norte y el objeto visualizado.
  • Enfilación: es la línea recta que une dos puntos de la costa alineados con el barco.
  • Marcación: es el ángulo formado entre cualquier objeto y la línea de crujía de nuestro barco.

En la mayoría de estas operaciones hay que utilizar un compás de puntas, un transportador de ángulos y un compás de marcaciones (o de demoras). Este último es fundamental, puesto que se trata de un compás portátil que permite apuntar a un punto fuera del barco para ver qué ángulo hace respeto el norte magnético.

Cómo ubicarse con la costa a la vista?
Para conocer nuestra ubicación, si tenemos la costa a la vista, se puede hacer el siguiente:
1. Localizar en la costa dos puntos de referencia (torres, chimeneas, faros, monumentos, edificios destacados, montañas, etc.) que estén representados en la carta náutica. A poder ser que entre los puntos haya una separación entre 60º y 120º para disminuir el margen de error.

2. Orientar y hacer coincidir el compás de demoras con el primer punto de referencia. Hay que leer los grados que marca y anotarlos (estos grados marcan la demora, que es el ángulo que forma el punto de referencia con el norte magnético).

3. Hacer lo mismo con el segundo punto de referencia. Una vez se han cogido las dos demoras hay que trabajar sobre la carta náutica con el transportador de ángulos.

4. Situar el centro del transportador sobre del punto de referencia y girarlo hasta que el norte del transportador (0º) coincida con el de la carta náutica. Buscar la primera demora en el transportador y hacer una marca a la carta.

5. Coger la regla y trazar una recta que pase por encima del punto de referencia y sobre la marca que se ha hecho.

6. Hacer lo mismo con el segundo punto de referencia. Una vez se han trazado las dos rectas, hay que alargarlas hasta que se crucen en un punto. Este punto es la posición del observador.

Hay que tener en cuenta que...
Si un objeto se ve en dirección Norte quiere decir que el observador se encuentra al Sur de este objeto. Por lo tanto, a la hora de situar la demora sobre la carta hay que restar o sumar 180º, según si la demora es mayor o menor que 180º.
Demora mayor que 180º → hay que restar 180º
Demora menor que 180º → hay que sumar 180º
Por ejemplo, si se ve un elemento a 10º quiere decir que desde aquel punto ven al observador a los 190º.