GPS y Galileo

GPS y Galileo

Hasta hace pocos años, cuando se navegaba tenían que medir la altura de un astro, mediante un sextante, para poder calcular la situación en la carta náutica. En muchos relatos y crónicas de regatas se habla de errores de posición cuando después de días y días con el cielo tapado de nubes era imposible calcular la altura de un astro respeto al horizonte. Hoy en día los navegantes se orientan básicamente con la ayuda de los satélites artificiales dedicados a facilitar la navegación.
El sistema más conocido para posicionarse, empleado en navegación, es el Global Positioning System –GPS-, norteamericano. Es de origen militar y, mediante 24 satélites Navstar, da cobertura en todo el mundo.
Cuando se conecta un aparato GPS, este empieza a recibir señales de radio de los satélites: primero empieza captando la más intensa y calculando la distancia del satélite que lo emite, mientras va buscando otros satélites. Cuándo ha detectado tres señales y la distancia a los tres satélites, ya puede calcular la posición en que se encuentra, en tierra o en mar en longitud y latitud. Si detecta un cuarto satélite, puede calcular además, la altura sobre el nivel del mar.
Un sistema alternativo al GPS es el conocido como Galileo, que ha sido desarrollado por organizaciones europeas, es de uso civil a diferencia del GPS americano y del sistema ruso GLONASS. El Galileo también quiere ofrecer un mejor funcionamiento y mejor precisión puesto que incorpora tecnología más moderna para realizar los cálculos de posicionamiento. Los satélite del sistema Galileo se distribuyen de tal forma que cubren cualquier punto del planeta, también las zonas del mundo cercanas a los polos, las llamadas latitudes altas, por las cuales pasan las embarcaciones de la Barcelona World Race. El hecho que aún no estén todos los satélites en órbita y en pleno rendimiento hace que todavía no se haya popularizado.
Todos estos sistemas de posicionamiento han hecho que se dejen de banda las cartas de navegación clásicas de papel y que se utilicen aparatos electrónicos que permiten situar en una pantalla de una carta electrónica la situación del barco, su rumbo, cuando llegará a puerto, etc.