Conectados por la seguridad

Conectados por la seguridad

Los barcos están equipados con teléfonos que operan por satélites Inmarsat y Iridium. De este último sistema incorporan obligatoriamente dos: uno de fijo, en el interior del barco, y otro de móvil para usarlo como comunicador de emergencia en caso de tener que abandonar el velero. Los teléfonos son también un elemento importante para la difusión mediática de la regata y una herramienta muy útil para la organización.

En casos de emergencia las balizas EPRIB son la parte fundamental de cualquier operativa de asistencia en el mar, pero, llegado el caso de un eventual rescate, hay otros elementos muy útiles que son obligatorios a bordo, como el VHF portátil SMDSM y el transponedor de radar del sistema SART. Los dos dispositivos permiten una gestión muy ágil de las eventuales acciones de socorros por parte otros barcos, sean de rescate o no, o de las estaciones terrestres cercanas.

También es obligatorio un dispositivo AIS que es muy útil para incrementar la seguridad en las zonas de tránsito marítimo denso, como por ejemplo el estrechado de Gibraltar o las islas Canarias. Los sistemas de seguridad se complementan por el uso obligatorio de un radar situado además de cinco metros sobre la línea de flotación, un elemento imprescindible en la navegación para evitar chocar con otros veleros y detectar los grandes bloques de hielo. No tienen que quedar cabos sueltos para garantizar la seguridad al mar.