Seguridad a bordo

¿Qué hacer si un regatista se rompe un brazo? Y si el barco vuelca? Y si hay una vía de agua y el barco comienza a hundirse? Dar la vuelta al mundo por los océanos más hostiles del planeta conlleva un riesgo. Consecuentemente, la seguridad se ha convertido en uno de los principales objetivos de la regata, tanto por parte de los participantes como de la organización. Un objetivo que, gracias a los sistemas de comunicación de las embarcaciones, a los medios de salvamento, a las normas de diseño del buque y al establecimiento de una zona límite de seguridad, entre otras medidas, ahora es un poco más al alcance .

Los IMOCA 60 han demostrado ser los barcos más seguros para afrontar una vuelta al mundo con tripulación reducida.