Equilibrio con los tanques de lastre

Equilibrio con los tanques de lastre

Los veleros deben compensar el exceso de escora para evitar perder velocidad. Mientras que los pequeños botes de vela ligera y los veleros de crucero lo hacen mediante la tripulación, que se va moviendo de lado a lado, los IMOCA 60 utilizan el lastre móvil a base de llenar y vaciar de agua los tanques de lastre. Además cuentan con el lastre fijo: el bulbo de la quilla-.

La presencia de estos tanques móviles condiciona el diseño del buque ya que debe ser bajo y ancho para poder optimizar el tamaño y los esfuerzos. Los tanques de lastre se llenan y vacían con agua de mar que entra y sale por unas válvulas en forma de periscopio que aprovechan la velocidad del barco. En caso de estar parado, este sistema no funciona.

En las viradas, cuando se cambia de dirección y se recibe el viento por otro lado, hay que pasar el agua de los tanques de lastre en la nueva banda de barlovento para que el barco mantenga el equilibrio lateralmente. Así pues, los IMOCA 60 tienen tanques a babor y estribor en 3 posiciones diferentes del barco: a popa, en el centro y en proa, que modifican la posición del centro de deriva longitudinalmente a base de cargar agua. Los de proa para ceñir y los de popa para vientos portantes.