El buque

El buque

La forma de los buques de los IMOCA 60 está pensada para navegar idealmente con el tipo de vientos y oleaje que se encontrarán, en su mayoría, al dar la vuelta al mundo en sentido oeste-este.

Como los vientos son básicamente portantes (se reciben por una zona que va desde el través del velero hasta la popa), los IMOCA 60 tienen la parte sumergida del barco con formas planas para poder hacer surf sobre las olas que, generalmente, tienen la misma dirección que el viento. Además, la gran manga o anchura de estos barcos, se mantiene constante desde el poste hasta la popa lo que facilita que planeen sobre las olas.

Este diseño les proporciona gran estabilidad y, por tanto, mucha potencia, ya que así pueden llevar más velas. Tanto es así que son capaces de dar la vuelta al mundo a una media de 12 nudos y alcanzar puntas de velocidad de más de 30 nudos!

La bañera

La bañera es el recinto protegido de la cubierta donde los patrones maniobran y gobiernan el barco. En las dos últimas generaciones de IMOCA 60, ha adquirido un gran protagonismo, ya que gran parte de la navegación la pasan en la bañera, y por tanto, es necesario que sea lo más práctica y confortable posible.

Los regatistas prefieren cada vez más las ventajas de gobernar el barco desde fuera que desde el interior, por este motivo, las bañeras se han ido protegiendo con techos cada vez más desarrollados. Las bañeras clásicas que se caracterizan por ser amplias y relativamente desprotegidas, han ido evolucionando según los gustos y necesidades de los navegantes. Hay dos tipos:

- Bañera con único techo extensible, que protege del agua el espacio de pilotar el navegante, pero es poco eficiente en situaciones de temporales.

- Bañera con dos espacios separados, uno a babor y uno a estribor, que forman dos puestos de gobierno cubiertos por un techo. En este caso se accede fácilmente al piano centralizado que, sin embargo, queda totalmente desprotegido. Según la forma les ha denominado de "burbuja" (con techo transparente).