Las embarcaciones tradicionales de la costa catalana

Las embarcaciones tradicionales de la costa catalana

Cuando aún no había ferrocarril ni casi caminos, las barcas de mesana, eran el medio de transporte y comunicación más rápido para personas y mercancías en nuestra costa. Su papel fue especialmente importante transportando carga de diferentes pueblos costeros al puerto de Barcelona, lo que se llama cabotage- transporte marítimo en pequeños tramos- donde eran transbordadas a los grandes veleros que las iban a llevar a las Américas. Muchas de estas embarcaciones transportaban aceite y vino de poblaciones que tienen nombres que significan depósitos de almacenamiento como Sitges y Cubelles.

Actualmente, todavía quedan vestigios de la tradición marinera de algunos de estos pueblos. Por ejemplo en el pueblo de la Escala se sigue celebrando una vez al año, la llegada y la descarga de sal en embarcaciones tradicionales de vela latina. En esta fiesta participa todo el pueblo que, vestido de época y con embarcaciones recuperadas que aún se conservan, representan la actividad que se vivía en el pueblo cuando llegaba la sal desde lugares como Alicante o Formentera. Esta sal llegaba cargada en goletas que se llamaban paquebotes y servía para salar las anchoas. Estos fueron los últimos veleros en activo, y eran bien populares en las costas de los países catalanes ya que eran muy marineros y requerían de pocos tripulantes.