El deshielo de los polos

Una de las mayores preocupaciones de los navegantes que pasan por el Cabo de Hornos es la gran presencia de growlers y icebergs, los cuales resultan enormemente peligrosos durante la navegación ya que los barcos se los pueden encontrar y sufrir colisiones. La presencia de masas de hielo es cada vez mayor en esta zona debido al fenómeno conocido como calentamiento global del planeta.

El CO2 y otros gases denominados de efecto invernadero, se acumulan en la atmósfera formando una capa cada vez más gruesa y atrapan el calor del sol, provocando un calentamiento del planeta. La principal fuente de contaminación son las plantas de generación de energía a base de combustibles fósiles. La segunda causa principal son los automóviles que emiten casi 1.500 millones de toneladas de CO2 al año.

Algunos de los efectos del aumento de temperaturas ya se están notando. El número de incendios forestales y su fuerza se ha incrementado mucho en los últimos años. También se han sufrido más catástrofes naturales climáticas como tormentas tropicales, lluvias torrenciales, inundaciones, etc. Estos efectos se producen conforme el clima es más cálido, la evaporación se incrementa causando un aumento en las precipitaciones y su virulencia. Este aumento de lluvias también produce más erosión, lo que favorece la desertización.

Otros efectos son menos evidentes pero igualmente graves. Las corrientes marinas son muy importantes en los climas continentales y su modificación puede provocar graves variaciones en las temperaturas. La corriente del Atlántico Norte, por ejemplo, es producida por cambios de temperatura y parece ser que, cuando el clima se hace más cálido, esta corriente va disminuyendo, lo que provocará que zonas como Escandinavia y Gran Bretaña pudieran presentar un clima más frío al no llegar esta corriente cálida.

También se modificará la distribución de la fauna y la flora del planeta. Aparte de los efectos sobre la biodiversidad, este hecho favorecerá la extensión, en zonas templadas, de algunas enfermedades que llevan algunos mosquitos tropicales como la malaria, la fiebre amarilla, etc.

Otro motivo de gran preocupación es el aumento del nivel del mar. Este nivel está subiendo entre 1 y 2 cm cada década y es provocado, por una parte por la expansión del agua cuando se calienta, y por otro, por el deshielo de los casquetes polares, lo que producirá un aumento del número de icebergs y growlers que son difíciles de ver, incluso, a los radares de los barcos, les cuesta detectarlos.