Algas, aves, focas y cetáceos

Algas, aves, focas y cetáceos

En el mar que circunda el Antártico hay más de 140 especies de macroalgas, el 60% de las cuales son algas rojas, y las siguen en abundancia las marrones y los verdes. Cerca del 40% del total son endémicas.

La vida animal es abundante en la costa y el océano. Por la ausencia de depredadores terrestres, las costas de la Antártida son un paraíso para las aves. Sólo aquí anidan 5 especies de pingüinos, a más de 40 especies de aves marinas más, como el petrel de la Antártida y las gaviotas pardas del Polo Sur. También hay 6 especies de foca: la foca de Ross (Ommatophoca rossi), la foca de Weddell (Leptonychotes weddellii), la foca comecangrejos (Lobodon carcinophagus, la más abundante con una población estimada de aproximadamente 15 millones de ejemplares), el leopardo marino (Hydrurga leptonyx), el lobo marino antártico (Arctophoca gazella) y el elefante marino (Mirounga leonine). La gran mayoría de estas especies no manifiesta reacción de huida ante la presencia del hombre, lo que permite que se puedan observar y estudiar desde cerca y penetrar en su conducta y reacciones.

Las ballenas concurren en gran número en el Océano Antártico durante el verano austral, procedentes de latitudes medias donde han pasado el invierno. También hay más de 200 especies de peces y el famoso "krill", un pequeño crustáceo que por su abundancia llega a teñir de un color rojizo algunas zonas marinas.