Apéndices

Cuando hablamos de apéndices, nos referimos a aquellos elementos del IMOCA 60 situados bajo el buque: la quilla y las orzas y los timones. Cada uno de estos elementos ayudan a la maniobrabilidad del barco evitando que vuelquen, se desplacen lateralmente o pierdan el rumbo.

En tan sólo 20 años estos apéndices han evolucionado mucho. En los años 90 eran frecuentes las quillas fijas con formas poco hidrodinámicas y calados modestos, o barcos que perdían el rumbo cuando escora y el único timón central que llevaban se quedaba fuera del agua.

Los esfuerzos de los diseñadores se han dirigido hacia apéndices que "frenen" lo menos posible el barco, a menudo reduciendo su peso y creando formas más hidrodinámicas. Para no inclinarse excesivamente, los veleros comenzaron a incorporar quillas con bulbos que hacen de contrapeso. El descubrimiento de nuevos materiales más ligeros y más resistentes han ayudado en su evolución.