Nubes, chubascos y tráfico marítimo

Nandor Fa (Spirit of Hungary):

El cielo estaba lleno de estrellas por la noche, y solo había unas cuantas nubes que desaparecieron pronto. Estábamos navegando bien, en la dirección correcta. Con el atardecer se nubló bastante, con grandes y extensas lluvias aquí y allí, las cuales no habrían sido ningún problema si no hubieran afectado al viento. En la segunda parte de la noche no pudimos progresar como deberíamos porque el viento no sopló como estaba previsto. Íbamos más hacia el Norte, lo cual es bueno en general, pero deberíamos seguir hacia los 50º para continuar con nuestro routing y así llegar a la depresión unos cuantos días después.

Emails dels vaixells MARÇ 24, 2015 13:10

Por la mañana vimos una gran nube negra, una de sus patas alcanzó el agua, la otra se acercaba a nosotros. Era solo cuestión de minutos que nos cubriera. Tomé el riesgo de endurecer todo lo posible el gennaker - con el A3, 130º es el límite. Ganamos velocidad, y en menos de una hora estábamos fuera de las nubes. No habíamos salido de esta cuando topamos con otra, ¡más grande y más negra! Por un momento pensé en correr el mismo riesgo que antes, pero el viento subió hasta los 23 nudos y toda la situación meteorológica se volvió más dura que antes. Arribé, enrollé el gennaker e icé el solent. Finalmente también dijimos adiós al ‘gran hermano’.

Subir el gennaker significa darle 280 vueltas al pedestal - sin parar porque si paras alguna gratil podría desenrollar toda la vela y deberías empezar de cero. 280 vueltas son, aproximadamente, lo mismo que su equivalente en flexiones. Conrad está en cama, necesita descansar. Durante la noche hizo una guarda con el brazo atado. Estando medio dormido pude escuchar como él trataba de cazar o soltar las velas. Obviamente lo hacía con una mano. Progresamos bien hasta la tarde, entonces el viento se calmó.Me afeité por primera vez desde Bluff. Quiero cortarme el pelo también, quizás mañana. En la noche siguiente: pude descansar por la noche. El viento había aumentado y las olas también - lo cual era, hasta el momento, lo que decía la previsión. En cuanto a nuestra velocidad, no nos preocupa, pero de repente el viaje se ha tornado más incómodo. Es especialmente duro para Conrad, puesto que es imposible dar un solo paso sin agarrarte al barco con ambas manos. Las olas vienen de todas las direcciones posibles y el barco se mueve en todas direcciones también, como si nos quisiera agitar fuera de él. De pronto el tráfico marítimo ha aumentado, estamos, probablemente, cruzando una línea marítima entre África y Sudamérica. Afortunadamente el AIS y el radar funcionan bien. Nos comunicamos por radio cuando es necesario. El AIS me acaba de alertar de que podríamos entrar en peligro con un barco en los próximos 50 minutos. Aún está lejos, pero esto significa tener que prestar mucha atención. No os preocupéis amigos, ¡mantendré los ojos abiertos! 23 de marzo - 23:00 UTC 29° 10,2' S, 035° 22,9' W ¡Temperatura del agua: 23,1°C!